... Ejecutivos BCS ...

Raymundo Leon V.

Noticias (BCS)

COMERCIO SEXUAL TRANSGENERO, VIDAS EN LA SOMBRA

Posted by Ejecutivos BCS on 20 Ee enero Ee 2012 a las 2:25

Por Diana Cuevas


La ciudad de La Paz, es una ciudad que crece y se diversifica, donde el trabajo sexual es una realidad, una necesidad social, como la venta y el consumo de drogas o la trata de personas. Mientras esta actividad permanezca desregulada, las duras condiciones en las que se vive y trabaja serán ignoradas y permitidas por la sociedad.


En el corazón de La Paz


Cae la noche y los tacones de las zapatillas de plataforma de charol resuenan en la calle Serdán entre las calles 16 de septiembre y Reforma. Las minifaldas visten las esquinas y los coches se detienen disimuladamente.


Desde hace años que la zona de tolerancia es insuficiente para el comercio sexual y un grupo de transexuales ha optado por ofrecer sus servicios en el corazón de la ciudad. También sucede con las mujeres que trabajan en centros nocturnos, sólo que ellas son clasificadas como bailarinas, a diferencia de las trabajadoras sexuales del “El Ranchito” o “El Valle Verde”.


“Una amiga me maquilló, me dejó aquí y pasó un carro, y luego otro, así empecé. Es difícil la primera vez, pero luego aprendes a perder el miedo, con tantas cosas que te pasan”, comenta Amanda.


Los hombres transexuales o transgénero (quienes, en comparación con las mujeres, ofrecen con mayor frecuencia sus servicios sexuales) trabajan en una situación de riesgo, sin protección de la ley y a la expectativa de cada cliente que los levanta.


“Un cliente me encerró en su casa, no me quería dejar salir, esa vez me tuvo toda la noche contra mi voluntad. Están los que te roban el dinero de tu bolsa si te levantas para ir al baño, o los que te avientan en la madrugada por el rumbo de la cola de la ballena y hazle como quieras para regresarte”.


La zona, que entre semana contabiliza hasta 15 transexuales, también ha atraído a mujeres de cuadras contiguas donde están los bares “El Viejo Este” y “El Rodeo”, pero asegura Amanda que aún con competencia, “tenemos más trabajo y ganamos más nosotras que las mujeres. Hay más hombres bisexuales y homosexuales que lo que aparentan”.


En su trabajo, que los aleja de la justicia, en el que no se pueden hacer denuncias, Amanda comenta que son molestados frecuentemente por policías municipales.


“En particular la SP-83, no molestaban a las mujeres y a nosotros nos subían a la patrulla en cuanto llegábamos, también hay policías que piden sexo oral a cambio de no llevarte a la comandancia”.


Una noche en la celda es, además, salario perdido. De acuerdo a Amanda, en una noche puede tener hasta nueve clientes a los que cobra desde 250 pesos el sexo oral, hasta 1 mil pesos por sexo oral, anal y penetración.


La transformación


Además de ser una herramienta de trabajo, el cuerpo cumple para Amanda la satisfacción de transformarse en mujer. “Son dos horas de arreglarnos. depilarnos, maquillarnos, peinar la peluca”.


La mayoría de los transexuales toma hormonas femeninas para provocar el crecimiento de los senos, modular su voz y disminuir el vello en cara y cuerpo.


“Mis planes son ponerme unos implantes de seno e irme a Estados Unidos. Trabajar hasta que me pueda comprar una casa grande y un carro convertible negro”. La operación le costará cerca de 30 mil pesos.


En tanto, los hombres transexuales que se someten a una vaginoplastía u operación de reasignación de sexo en un buen hospital y con atención endocrinológica y psicológica pagan alrededor de 80 mil pesos.


Con-Fusión de sexos


De acuerdo a la mitología griega, Hermafrodito, un ser de doble sexo, una fusión de hombre y mujer, resultó del deseo cumplido por los dioses a la ninfa Salmácide. Éste había decidido bañarse desnudo en el lago de la ninfa, quien al notar su hermosura decidió atraerlo, siendo desdeñada por Hermafrodito.


En un instante, Salmácide aprovechó para abrazar fuertemente a Hermafrodito y suplicó a los dioses unirlos para siempre, “¡Te debates en vano, hombre cruel! ¡Dioses! Haced que nada pueda jamás separarlo de mí ni separarme de él”.


A diferencia de la condición del hermafroditismo, donde el individuo posee los órganos sexuales masculino y femenino, el transexual siente que su cuerpo y su órgano sexual es una jaula que lo aprisiona. Así, si es mujer se reconoce atrapada en un cuerpo de hombre y si es hombre está atrapado en un cuerpo de mujer.


De acuerdo a la psicóloga Reyna Nava Mendoza, la intersexualidad tiene bases fisiológicas, genéticas y biológicas, y se entiende por la existencia de contradicción en la definición del sexo.


Actualmente su definición es motivo de controversia, pues el Manual de Diagnóstico Psiquiátrico de la Asociación Psiquiátrica Americana califica a la transexualidad como un trastorno de la identidad sexual, lo que ha dado pie a manifestaciones de organizaciones internacionales para que deje ser considerada como una patología que conduzca a la estigmatización.


En España, la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) ha solicitado al gobierno que no se mencione el sexo en documentos oficiales, el libre acceso a tratamientos hormonales y a las cirugías sin necesidad de tutela psiquiátrica así como programas de reinserción laboral y campañas educativas.


Sin reconocimiento social


De acuerdo a los especialistas, la discriminación es la base del no reconocimiento a los derechos humanos y a la felicidad de los transexuales, pues son rechazados por la sociedad, lo que los condena a vivir en el aislamiento.


Nava Mendoza, señala que el desprecio les provoca vergüenza y culpa por la situación en la que se encuentran, es por ello que sufren altos índices de deserción escolar, son vulnerables al consumo de drogas y también al suicidio.


“Cuando salimos en el día a pasear, o al cine, nos ven como bichos raros. Se burlan de nuestra forma de hablar, de maquillarnos o vestirnos. Cuando pedimos empleos no somos aceptados. Al principio es muy difícil, pero después te acostumbras y haces a un lado las críticas”, comenta Amanda.


Por su parte, Hiram Martínez Alcalá quien encabeza la organización “Comunidad en Diversidad Sexual, A.C.”, responsabiliza a las autoridades de la violación a sus derechos humanos al no regular el comercio sexual así como tampoco promover la aceptación de la diversidad.


“Favorecen la clandestinidad, que sus derechos humanos sean violentados y que su integridad física corra peligro. Cuando las personas viven su identidad sexo genérica o su desarrollo sexual en la oscuridad de las calles son víctimas vulnerables de homicidios o crímenes de odio movidos por la transfobia, la homofobia o la lesbofobia”.


Las autoridades municipales y de la Secretaría de Salud han demostrado ignorancia e incapacidad para manejar la regulación del comercio sexual, que sigue calificándose como prostitución, adolecen de un registro de establecimientos donde éste se practica así como de los grupos que mueven en dicha actividad, además de transexuales, a un número desconocido hasta ahora de mujeres, desde adolescentes preparatorianas hasta amas de casa.


La regulación del trabajo sexual tendría que pasar por considerarlo como una actividad lícita en la que se fomente una cultura de respeto y no violencia hacia quienes lo ejercen. Esto permitiría además el acceso a programas sociales en materia de salud, vivienda o de inserción en el mercado laboral.


Algo similar ha ocurrido en el Congreso del Estado, en 2010 la organización civil solicitó a la XII Legislatura, de mayoría perredista, reformar el Código Civil para permitir el matrimonio no heterosexual y la adopción de parejas gay. Sin embargo, después de casi dos años, y del cambio de legislatura, a una de mayoría panista, la petición ha sido ignorada.


En cuanto al reconocimiento de la identidad sexual, abundó Martínez Alcalá, hay países como Canadá, España, Argentina y en nuestro mismo país, en la Ciudad de México, donde hay leyes que permiten la modificación de la identidad sexo genérica para emitir actas de nacimiento donde se hace constar que es una persona de sexo masculino o femenino sin importar la genitalidad de la persona. Logrando con ello el primer paso para el reconocimiento de sus derechos.


El que esté libre de pecado


La Iglesia Católica, que influye en una gran cantidad de hogares, considera a los trabajadores sexuales y a la comunidad lésbico, gay, transgénero y bisexual (LGTB) como pecadores, “van en contra de la ley de dios, que es la pareja conformada por hombre y mujer; la Iglesia fomenta la pureza y la vida llena de gracia”, comentó Alejandro Zepeda Santos, Sacerdote de la Diócesis de Guadalajara de visita en BCS.


Este discurso es conocido para aquellos que se oponen al comercio y a la diversidad sexual, teniendo como base las creencias religiosas, algo que sucede en México un país con gran número de feligreses.


Para la Iglesia Católica el tema es un problema de conciencia, donde no importan las condiciones sociales y biológicas por las que atraviesan quienes se dedican a ello. Asegura que la solución se encuentra en el acercamiento “al señor”.


“María Magdalena antes de conocer a Jesús, era considerada una pecadora por prostituirse, incluso estuvo condenada a morir apedreada por haber sido sorprendida in fraganti cometiendo adulterio. A sus enjuiciadores Jesús les dijo: “El que esté libre de pecado, que tire la primera piedra” y de esa manera salvó su vida. Jesús no la condenó, pero le pidió que no pecara más, así fue y ella vivió un cambio en su vida”.


La Iglesia Católica condena además el trabajo llevado a cabo por las ONG’s y pide a sus feligreses, evitar ser afectados por sus políticas, las cuales consideran antinaturales.


“Así como nos hemos acostumbrado a la violencia y a las guerras, la sociedad comienza a acostumbrase a la prostitución y la convivencia entre sí de personas del mismo sexo. Con el objetivo de evitar la procreación, las organizaciones no creyentes promueven políticas que favorecen la homosexualidad”.


A ello responde Amanda, “sí en vez de discriminarnos, nos dieran un trabajo normal, ninguna tendría la necesidad de venirse a parar aquí. Si respetaran nuestra forma de ser podríamos trabajar en cualquier lugar”.


Por su parte, Martínez Alcalá considera que la discusión sobre los derechos humanos de la comunidad LGTB debe darse procurando la laicidad del estado.


“Somos parte de un proyecto nacional e internacional, hay países que van en contra de ello como Irán que está condenando a muerte a los jóvenes homosexuales, donde se mata a pedradas a la mujer por serle infiel a su esposo, además de la Iglesia que por muchos años lo promovió y lo hizo, matando a gente por no estar de acuerdo con lo que predican, hoy no lo hace, no porque no quiera sino porque no puede, si tuvieran el poder político lo volvería a hacer”, finalizó.

Categorías: Ejecutivos BCS Enero 2012

Añade un comentario

¡Vaya!

Oops, you forgot something.

¡Vaya!

Las palabras que has introducido no coinciden con el texto. Inténtalo de nuevo.

Already a member? Iniciar sesión

2 comentarios

Responder Claudia
23:29 Eel 8 Ee enero Ee 2016 
Alguien que le guste salir con un transvesti, ojala y me puedan ayudar. Gracias
Responder yo
14:36 Eel 20 Ee enero Ee 2012 
como olvidar esa noche...