... Ejecutivos BCS ...

Raymundo Leon V.

Noticias (BCS)

CIBNOR DA UN PASO ADELANTE EN LA CIENCIA APLICADA

Posted by Ejecutivos BCS on 20 Ee enero Ee 2012 a las 15:10

Del laboratorio a la empresa

Entrevista exclusiva con su director, Sergio Hernández

 

Por Raymundo León Verde


El director del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (Cibnor), Sergio Hernández Vázquez, destacó que a 36 años de su fundación este Centro ha logrado su madurez en términos científicos y ahora con el tema de vinculación ha cuajado más proyectos.


“Ante la falta de recursos para investigación en el presupuesto anual del Cibnor nuestros investigaciones están acostumbrados a competir por ellos en los concursos nacionales e internacionales, por lo que sólo en 2011 obtuvieron 100 millones de pesos”, destacó en una entrevista exclusiva para el periódico La Jornada y la revista Ejecutivos.


Explicó que el Cibnor actualmente cuenta con 117 investigadores y 280 técnicos, así como 160 estudiantes becados por el Conacyt y otros 190 externos que acuden al Centro para la realización de sus tesis, prácticas profesionales y servicio social.


Cada año, precisó, se gradúan un promedio de 20 doctores y 20 maestros en ciencias y aunque en 2011 aumentó la matrícula de estudiantes de posgrado de 130 a 160 hay un rechazo de cuatro de cada diez.


El doctor Hernández Vázquez mencionó que en su administración se ha dado especial atención al tema de la vinculación, porque aunque el quehacer científico del Centro estaba muy consolidado con investigadores de mucho prestigio todo se quedaba en artículos científicos.


Dijo que las instancias que sancionan los recursos para este tipo de Centros como la Secretaría de la Función Pública y la Cámara de Diputados, en los últimos años comenzaron a valorar más el impacto que deben tener en la sociedad, indicando que el tema de vinculación es de visibilidad, es decir, “cada empresa o impacto que tengamos en una política pública o el diseño de una tecnología”.


Expresó que otra de sus políticas ha sido la de ampliar la difusión del quehacer del Cibnor ante la sociedad, por lo que desde hace cinco años cuentan con un programa de radio y televisión que se transmite en varios estados del país, indicando que intensificarán su acercamiento con los medios de comunicación.


El funcionario explicó que el Cibnor forma parte de un sistema de 27 centros a nivel nacional segmentados en tres subsistemas: ciencias naturales y exactas; tecnología; y ciencias sociales, economía y humanidades que están dispersos desde Baja California hasta Yucatán.


Mencionó que el Cibnor junto con el Cicese son los más grandes y junto todo el sistema es la segunda fuerza científica más grande del país, después de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).


Resaltó que el Cibnor ocupa uno de los tres primeros lugares en la producción de artículos científicos y está muy por arriba de la media nacional en el ingreso de recursos por proyectos científicos ganadores, 100 millones en 2011 y otra cantidad igual en 2010.

 

El parque industrial


El director del Cibnor explicó que con la creación de la Ley de Ciencia y Tecnología en 2006 y su reforma en 2009 se dio paso a la vinculación de los centros de investigación con las empresas, algo que era imposible hacer antes de esos años.


Dijo que aunque la existencia de parques científicos en el mundo tiene más de 40 años, en México apenas comienzan.


Expresó que a finales de 2008 el Cibnor junto con el gobierno del estado presentó una propuesta de ese tipo ante el Conacyt, siendo uno de los 17 proyectos ganadores, por lo que en 2012 arrancará el parque con dos empresas, ambas mexicanas, que impulsarán proyectos productivos de largo alcance.


Precisó que “Marimex” producirá semillas de ostión y almeja mano de león para su engorda y “Gran Mar” se enfocará a la generación de tecnologías para la alimentación y protección sanitaria del camarón de cultivo que el año pasado fue afectado por el virus de la mancha blanca.


Dijo que el Cibnor ya ha producido semilla de ostión a nivel experimental, pero la planta que comenzará a operar este año producirá por primera ocasión en México larvas para engorda, siete millones en el primer año hasta llegar a un promedio de 30 millones anuales.


En cuanto al camarón de cultivo, expresó que se producen en el país 120 mil toneladas al año, dos veces más que las capturas de camarón silvestre, pero en 2010 la producción se desplomó, sobre todo en Sonora, a causa del virus de la mancha blanca.


En este caso, indicó, el objetivo es mejorar las condiciones sanitarias del camarón para evitar ese y otro tipo de padecimientos.


Mencionó que el parque contará con una inversión de 130 millones de pesos, 75 millones en la primera fase aportados por el Conacyt, gobierno del estado y las dos empresas, aplicados en la construcción de 16 estanques, un centro de negocios, una nave para cultivo de semillas de ostión y almeja mano de león, y un cuarto de bombas.


Puntualizó que el parque tiene una superficie de 10 hectáreas dentro del perímetro del Cibnor y la idea es que pueda albergar en forma simultánea de 10 a 15 empresas que tendrían una estancia, cada una, de tres a cinco años, es decir, “dejarían el parque una vez que tengan una tecnología y una producción plenamente probadas”.


Mencionó que lo importante es que el Cibnor pueda tender sus tecnologías, convenciendo empresas que con sus recursos y el apoyo del estado mexicano pueden instalarse en el parque.


Puntualizó que las posibilidades de que las empresas muestren interés son muchas y citó el caso de una tesis de doctorado sobre el análisis microbiano de las descargas sardineras en puerto San Carlos donde se detectaron dos bacterias que producen bioplásticos, que al publicarse en dos semanas generó 80 solicitudes de información de distintas partes del mundo.


En el tema de propiedad intelectual y rentabilidad de los proyectos exitosos, admitió que donde hay dinero puede haber celo, por lo que el Cibnor conformó un área de negocios que está pendiente de los convenios que se firman.


Las opciones son varias, pueden ser licenciamientos donde el Centro obtiene parte de las ventas de un producto, venta total de la parte que le corresponde o una sociedad empresarial.


Dijo que la experiencia internacional indica que por cada 10 empresas que se instalan en los parques científicos la mitad fracasa, pero en el caso del Cibnor las pérdidas no lo afectarían porque éste no pone dinero, eso lo hacen las empresas o los fondos de fomento.

 

Vinculación con el gobierno


Expresó que existe colaboración con el gobierno del estado y del municipio de La Paz. Precisó que con el primero recientemente se ganó un fondo de 25 millones de pesos para el cultivo de peces de ornato, mientras que con el segundo se ha trabajado de cerca en aspectos de planeación estratégica a través de talleres donde participan funcionarios de todos los niveles.


Hernández Vázquez admitió que en el tema de vinculación científica los países de América Latina arrastran un rezago histórico porque mientras en el modelo anglosajón los científicos de ciencias duras y aplicadas cohabitaban con los empresarios en países como México cada uno trabajaba por su lado, un asunto que se ha comenzado a corregir en los años recientes.

 

Potencial pesquero de BCS


Especialista en temas pesqueros, el director del Cibnor consideró que el potencial de Baja California Sur en este sector “es tremendo” porque además de la enorme biomasa marina que se encuentra desaprovechada en el noroeste de esta entidad, “ni siquiera está en pañales” en materia de acuacultura.


Baja California Sur, dijo, ya se encuentra entre los primeros cinco lugares en producción pesquera a nivel nacional, pero su liderazgo es inminente dentro de dos décadas porque con sus ventajas sanitarias podría producir a través de la acuacultura 200 mil toneladas de peces marinos, moluscos bivalvos y camarón.


Mencionó que el aislamiento geográfico y la ausencia de una industria contaminante le dan a esta entidad condiciones sanitarias óptimas para la producción acuícola, por lo que sólo es cuestión de tiempo su detonación.


Expresó, además, que en la costa oeste del estado, en el Océano Pacífico entre Bahía Magdalena y Punta Eugenia, hay un estimado de medio millón de toneladas anuales de diferentes especies marinas que pueden fomentar una pesca masiva.


Refirió que al Cibnor le correspondió hacer el pronóstico pesquero 2010-2030 y sin duda alguna Baja California Sur tiene un lugar especial, sobre todo en la producción de ostión, almeja mano de león, langosta y camarón.


Dijo que en esta entidad, que cuenta con casi la cuarta parte de litorales del país, pueden coexistir la pesca deportiva en la parte sur que ha generado una industria turística millonaria en el municipio de Los Cabos; una pesca masiva en la costa oeste; y una pesca combinada: artesanal, de acuacultura y deportiva en la costa este, en el Golfo de California, entre La Paz y Santa Rosalía.


Consideró en esta región del país ha habido abusos en la explotación de algunas especies marinas como el tiburón y la totoaba, pero no se tienen registros de que la pesca haya extinguido a alguna de ellas porque las capturas se detienen cuando ya no son redituables.


Puntualizó que para evitar la sobrexplotación se requiere de un ordenamiento pesquero y fomentar más la acuacultura, un rubro en el que Baja California Sur tiene mucho camino por recorrer.

 

Pesca del pez “Dorado”


En cuanto a este tema, Hernández Vázquez opinó que la pesca comercial de esta especie marina, una de las ocho reservadas a la pesca deportiva en México, representaría un duro golpe para la industria turística de Baja California Sur.


Recordó que en 1987 el Cibnor encabezó el estudio a través del cual se determinaron las especies reservadas a la pesca deportiva del país que detonaron el desarrollo turístico de Baja California Sur, en especial en el municipio de Los Cabos.


Mencionó que a esta entidad le conviene que el pez “Dorado” se mantenga dentro de la lista de especies reservadas a la pesca deportiva por la derrama económica y los empleos que genera, pero se entiende que otros estados como Chiapas y Oaxaca que no tienen desarrollada esa actividad turística se pregunten por qué ellos no pueden capturar algo de esa especie que pasa frente a sus litorales.


Expresó que para tomar una decisión sobre la liberación del pez “Dorado” a la pesca comercial se requieren estudios de cinco a seis años para determinar el impacto que tendría sobre la pesca deportiva, qué tanto afectaría su número y talla en las áreas de campeonato.


Puntualizó que ante la presión de los legisladores federales de los estados costeros del Océano Pacífico que no tienen pesca deportiva y por eso quieren sacar al pez “Dorado” de las especies reservadas, una solución intermedia sería permitir una captura comercial controlada, a nivel ribereño, en ciertas áreas y crear zonas de exclusión en estados como Baja California Sur.


Dijo que en medio de la discusión sobre la pertinencia de abrir o no el pez “Dorado” a la pesca comercial, el gobierno del estado ha asumido una postura muy adecuada para que esta especie permanezca como reservada a la pesca deportiva, pues a nivel local el levantamiento de la veda sí le pegaría al sector turístico.

Categorías: Ejecutivos BCS Enero 2012

Añade un comentario

¡Vaya!

Oops, you forgot something.

¡Vaya!

Las palabras que has introducido no coinciden con el texto. Inténtalo de nuevo.

Already a member? Iniciar sesión

0 comentarios