... Ejecutivos BCS ...

Raymundo Leon V.

Noticias (BCS)

LOS TRES ULTIMOS SEXENIOS DEL PRI MAS VIOLENTOS QUE EL DE CALDERON

Posted by Ejecutivos BCS on 25 Ee mayo Ee 2012 a las 11:30

Por Ricardo Mancilla Rangel

Este es el primero de tres artículos como una mirada a la ventana electoral para que los ciudadanos entiendan un poco la historia de cada uno de los partidos y candidatos y entiendan que la historia no se construye con lo que las personas "creen" o dejan de creer, sino que se construye con lo que las personas INVESTIGAN y APRENDEN, podemos tener todos los medios de comunicación del mundo, pero nada, absolutamente nada, sustituye lo que el ciudadano ve y sabe

Iniciaré con el PRI, proseguiré con el PAN, como los partidos de más importancia si es que la tienen y al final dejaré a la izquierda, pues creo que el socialismo sólo funciona en dos partes, en el cielo donde no se necesita y en el infierno donde ya lo tienen. El personaje candidato personal de la maestra reconocido por la ciudadanía como el Dr. chunga (Quadri) no lo tocaré, pues desconozco su historia personal.

Enrique Peña Nieto, candidato a la presidencia del PRI desde hace 6 años, sabido por todos sus militantes, escondidos tras la farsa proyectada a la nación de que había otros posibles contendientes, es ejemplo de que la democracia mexicana es nominal... No real. Funciona como telón de fondo, aunque en realidad no acciona hacia aquello que la define.

Las elecciones internas de un partido convocan al voto. Cubren el expediente. Legitiman al Status Quo, mas no propician la armonía y paralelismo de las pretensiones de uno y otro grupo.

El círculo político mantiene el control... Y el social el temple de aguantar esta situación que no evoluciona... pero también el silencio.

Vivimos en un sistema que no se comunica y está dividido en dos.

Un mundo político, diseñado para escucharse y obrar en consecuencia.

Otro social, esculpido también a lo largo de los años, que evita participar en la determinación de las principales decisiones que impactan en el curso de este país cuando de elegir presidente se trata.

El círculo del poder se reparte funciones e interpreta a la ley —escrita y tácita— a su conveniencia. De hecho, ésta fue diseñada a su “imagen y semejanza”.

El resto, renegamos, criticamos, nos inconformamos, señalamos y olvidamos todo aquello que se decide por nosotros.

El motor de México ha transitado, de un presidencialismo exacerbado a un Congreso paralizante, hoy dominado por legisladores plurinominales que lo controlan, sin haber pasado por la prueba de las urnas. Mantiene características de los presidentes de antes. El Congreso es sordo y ciego. Mudo no, porque se cansa de proponer su idea del México limitado, acotado y pobre que imagina. No es inteligente. Es reactivo a la coyuntura. Nunca ve el largo plazo... e insisto, ¡paralizante! Logra la magia de hacer sentir que decide, sin propiciarlo. Justifica su rectoría sobre todas las actividades humanas, abriendo vías convenientes para el 1% de la población, aunque el 99% no vea la luz, ni respire un aire refrescante.

Así Peña nieto es ahora el candidato impío, decente, inteligente, equiparable a los sabios de SION, que todo lo saben y tienen respuesta para todos los males del país, soluciones que no tuvieron cuando fueron gobierno siendo que si sabían gobernar (dicho por ellos).

Esta personalidad proyectada por TELEVISA para vender a los mexicanos al candidato del PRI nos obliga a hacer un análisis y un balance histórico de las realidades del estado gobernado por Peña Nieto y desde luego también la triste historia de su partido.

¿Qué es lo que tienen los políticos que soportan tal hedor? Por qué por más que se acicalen resulta que “el que lo huele, abajo lo tiene”, y eso los del PRI lo saben muy bien. Cuando nos decían que ya era un nuevo partido, recién bañado y peinado con copete, les salta lo fétido de prácticas añejas, pero muy vigentes, donde miles de millones de pesos salen a ventilar lo podrido del asunto, dejándonos muy claro que su aroma, es su recuerdo.

Pero hay que reconocerles que mientras la gente normal saldría corriendo despavorida ante la nauseabunda situación, ellos siguen ahí, simulando que no huelen nada.

Pero no, el PRI quiere demostrar que es de esas aves que no se manchan en el pantano, sin advertir que son lo segundo.

En el estado de México se roban 128.3 autos diariamente. Según datos del Secretariado Ejecutivo de Seguridad Pública, en seis meses el Edomex registró 23 mil 102 autos que han sido despojados de sus dueños.

El índice de violaciones no ha disminuido, lo que ha disminuido son las denuncias por la pésima atención de los ministerios públicos.

El único estado con actuaciones de la Procuraduría por instrucciones de su gobernador, amigo de los padres de la víctima y principales sospechosos, que dejan un velo de desconfianza en el caso Paulette por todos conocido. El endeudamiento del estado de México ha sido el más alto de su historia. El gasto en publicidad fue del orden de los 100 mil millones de pesos.

Infinidad de puntos que me llevaría un libro describir en los que reinaría la injusticia, el oportunismo, la inequidad, la fábrica de pobres por décadas, pero también la fábrica de millonarios al amparo sexenal, la inmundicia, la mentira, el latrocinio programado, el engaño general y lo más degradante, el asesinato y muerte de mexicanos productivos, a diferencia de la actualidad que vivimos donde la mayoría de las muertes son delincuentes que se matan entre sí.

Este último punto me obliga a transcribir el artículo publicado por el diario El Paso Times y a continuación lo agrego para efectos de reflexión histórica que dice así:

México tuvo tasas más altas de homicidios al menos en tres presidencias antes que la actual. Felipe Calderón es culpado por la violencia a causa de su guerra contra los cárteles de la droga, pero las tasas de homicidios en México fueron más altas durante las presidencias de Miguel de la Madrid, Carlos Salinas y Ernesto Zedillo.

Mientras que en el periodo 2007-2011, de Calderón, la tasa de homicidios fue de 14.53 por cada 100 mil habitantes, y en el periodo que le precedió, de Vicente Fox, fue de 9.78, con Miguel de la Madrid alcanzó 19.22, con Carlos Salinas de Gortari 18.92 y con Ernesto Zedillo 15.1.

El Paso Times calculó las tasas con base en los primeros cinco años de los sexenios y reunió las estadísticas de una variedad de organismos como las Naciones Unidas, las fuerzas de seguridad mexicanas, la Oficina del Censo de México y el Banco Mundial.

Carlos Salinas de Gortari, quien fue pionero en el Acuerdo de Libre Comercio de Norteamérica en México, terminó su mandato con un récord de 92,927 homicidios.

El gobierno actual reconoce una cifra de 47,515 muertes mientras que el semanario ZETA afirma que son 60,420, aun así Calderón tendría que terminar su último año de gobierno con casi 33,000 más homicidios para que coincida con el número de muertes en el periodo de Salinas".

"Las cifras son significativas y esclarecedoras", dijo L. Ray Sadler, un autor y experto en México, en New Mexico State University. "Fue con De la Madrid que 'Kiki' agente de la DEA Enrique Camarena fue asesinado". Camarena fue secuestrado, torturado y asesinado cuando estaba investigando supuestos vínculos entre narcotraficantes y funcionarios del gobierno PRIISTA, de acuerdo con funcionarios de la DEA. Para entonces, Ernesto Fonseca Carrillo y Miguel Félix Gallardo se habían convertido en los padrinos iníciales de tráfico de drogas de México.

Fonseca es tío del extinto Amado Carrillo Fuentes, cuya organización, el cártel de Juárez, está involucrada en una sangrienta batalla contra el cártel de Sinaloa, encabezada por Joaquín "El Chapo" Guzmán.

Félix y un ex funcionario de la policía federal se relacionaron con los hermanos Arellano Félix que fundaron el cártel de Tijuana.

Sadler dijo que es tradicional en México, a pesar de que todos los presidentes estuvieron involucrados con los narcotraficantes, la gente piense en términos de "sexenios" porque el pasado se olvida rápidamente.

"Los sexenios en México tienen un profundo impacto cultural y político", dijo Sadler. "Es la idea de que todo comienza y termina”.

La investigación del Times mostró que las tasas de homicidio fueron aún más altas a comienzos de la historia moderna de México que en la actualidad.

En 1931, cuando el gobierno federal comenzó a registrar estadísticas de homicidios, la tasa para ese año fue de 50.78 por cada 100 mil habitantes y el número total de asesinatos fue de 8,551.

La población nacional era aproximadamente una quinta parte de lo que es hoy. Otros índices de homicidios anteriores son elocuentes: en 1940, 67.04; en 1950 de 25.48; en 1955 de 35.93 y en 1962 de 25.48. Con Fox y Calderón no ha pasado de 9.78 y 14.53 por cada 100 mil habitantes, respectivamente.

"La mayoría de los asesinatos en ese entonces probablemente estaban involucrados con disputas por la tierra y disputas entre las diferentes familias", dijo Manuel Aguirre, un investigador independiente de las estadísticas en México. "La población era menor en aquellos años y el tráfico de drogas era apenas perceptible. Entre 1960 y 1986, las tasas aumentaron de nuevo, probablemente debido a la crisis económica, que es también cuando la delincuencia generalizada comenzó a aumentar", asociada con los gobiernos en turno todos emanados del PRI.

En su pasado, México sufrió importantes devaluaciones de divisas al final de cada período presidencial. La tendencia de caída libre del peso terminó con el gobierno de Fox.

El gobierno mexicano nunca publicó los índices de homicidios en los últimos dos años de la presidencia de Luis Echeverría y los dos primeros años de su sucesor, José López Portillo. Ellos gobernaron con mano de hierro durante una de las ofensivas más notorias de México contra los disidentes. NI QUE DECIR DEL GOBIERNO DE SALINAS CALIFICADO COMO EL MÁS CORRUPTO Y SANGUINARIO DE LA HISTORIA DE LOS GOBIERNOS EN MÉXICO CON UNA CIFRA HISTÓRICA DE 92 MIL 927 MUERTES COMO DATO OFICIAL, HABRÍA QUE SUMAR LA CANTIDAD DE ASESINATOS ORDENADOS Y OCULTADOS POR EL PRESIDENTE SALINAS INCLUIDO EL CANDIDATO DE SU PROPIO PARTIDO, LUIS DONALDO COLOSIO MURRIETA.

Los datos de los años que faltan coinciden con la notoria acción del gobierno mexicano de "guerra sucia" contra la guerrilla y los disidentes. Hace seis años, el gobierno de Fox trató de enjuiciar a funcionarios de alto nivel implicados en las desapariciones forzadas y genocidio supuesto que duró desde 1960 hasta la década de 1980.

De acuerdo con la Universidad George Washington National Security Archive, tres presidentes (Gustavo Díaz Ordaz, Echeverría y López Portillo, los tres PRIISTAS) se vieron implicados en un informe del gobierno mexicano "de una política sostenida de actos de violencia contra las guerrillas armadas y los manifestantes estudiantiles por igual, incluyendo el uso de las masacres, la desaparición forzada, la tortura sistemática y el genocidio".

No salió nada de las acusaciones contra Echeverría y López Portillo y Díaz Ordaz, ambos murieron antes de que pudieran ser juzgados.

Minerva Martínez, portavoz del INEGI en México, sólo dijo que "no hay información disponible para esos años (1974-78), y explicó que el INEGI, simplemente recopila las estadísticas que ofrecen otras agencias o las instituciones en México.

INEGI, similar a la Oficina del Censo de EE.UU., es una fuente de información aparentemente la más documentada a la realidad acerca de las muertes en México, junto con el SINAIS (Sistema Nacional de Información de Salud), el Banco Mundial y las Naciones Unidas.

Ninguna estadística ni sus similares estuvieron disponibles en lo que se refiere a Ciudad Juárez, el epicentro de las guerras de México, los cárteles de la droga que se han cobrado más de 9,400 víctimas desde 2007.

Fernando Álvarez, un profesor jubilado y experto en matemáticas en el estado de Chihuahua, dijo que sospecha que las muertes no son reportadas en su totalidad en México.

"Tal vez nunca sabremos el verdadero número de víctimas de los años de guerra sucia o de las guerras de cárteles de la droga que vivimos en esos años", dijo Álvarez. "Vivimos otra lección de historia que esperamos no volver a repetir”. Afortunadamente el presidente Calderón no ha ocultado las verdaderas cifras que no rebasan las barbaridades de esas épocas.

Estadísticas históricas del país sugieren que México era al menos tan violento o más en el pasado como lo es hoy. Sin embargo, la violencia del narcotráfico, que se concentra en ciertas áreas, está recibiendo toda la atención, ya que se está llevando a cabo en forma dramática y pública.

En 2010, los estados con las tasas de homicidio más altas fueron Chihuahua, Durango, Guerrero, Sinaloa, Morelos, Nayarit y Michoacán.

Durante la administración de Calderón, el gobierno comenzó a reportar estadísticas separadas para los asesinatos relacionados con las drogas, que se califica de "ejecuciones", y otros homicidios.

Por ejemplo, el gobierno dijo que entre 2007 y 2010, 50,858, de un total de 64,759 homicidios estaban vinculados a la violencia del narcotráfico.

El personal de Calderón tenía la esperanza de que las estadísticas publicadas de este modo y apegadas a la verdad aliviaran la presión sobre el presidente para controlar la violencia.

Sin embargo con actitud de clientelismo los partidos opositores al del presidente han dado ávida difusión a los hechos sin tomar en cuenta que quienes han sido asesinados son delincuentes en su mayoría que se matan entre sí, por ejecuciones o ajuste de cuentas entre ellos.

Se pretende vender la idea de que todas esas muertes son provocadas por la administración federal cuando todo mundo sabe que es el resultado de una lucha entre bandas por territorio de venta de droga.

"No creo que los presidentes de México desde que Fox tuvo el poder hayan hecho mal para controlar la violencia", dijo Salder.

La única diferencia en relación a las muertes por sexenio es que en ese entonces la prensa callaba por conveniencia, por cobardía o por contubernio con los gobiernos represivos, medios de comunicación que cobraban por su silencio, por su información o desinformación amasando grandes fortunas por parte de sus propietarios.

La diferencia de hoy al pasado es que al presidente Calderón le llevan las cuentas de las muertes, en el sexenio de Salinas quien se atrevía a llevarle las cuentas pasaba a formar parte de ellas.

Esta información nos da una idea de quién es el candidato a la presidencia por el PRI, sus raíces, sus costumbres y sus hechos, todos de parte de quienes a pesar de que sí sabían gobernar empobrecieron al país, acabaron con el campo, la economía, la cultura y la educación de los mexicanos.

Existen ciudadanos que pronostican como imposible que algún candidato pueda ganarle a Peña Nieto y sólo les recuerdo que imposible es sólo una palabra que usan los hombres débiles para vivir fácilmente en el mundo que se les dio, sin atreverse a explorar el poder que tienen para cambiarlo, ese poder es la fuerza de su voto, hoy por hoy mucha de la fuerza electoral está en los jóvenes que no registraron la verdadera historia que escribió el PRI.

Jóvenes, la iniciativa de la juventud es valiosa pero no vale tanto como la experiencia de los viejos, a los veinte años reina la voluntad, a los treinta el espíritu, a los cuarenta el juicio, escuchen a los viejos y razonen su voto.

Categorías: Ejecutivos BCS Mayo 2012

Añade un comentario

¡Vaya!

Oops, you forgot something.

¡Vaya!

Las palabras que has introducido no coinciden con el texto. Inténtalo de nuevo.

Already a member? Iniciar sesión

0 comentarios