... Ejecutivos BCS ...

Raymundo Leon V.

Noticias (BCS)

BCS DUPLICARA SU CAPACIDAD DE ALMACENAMIENTO DE AGUAS PLUVIALES

Posted by Ejecutivos BCS on 4 Ee septiembre Ee 2012 a las 13:05

Se construirán dos nuevas presas

 

Por Raymundo León

 

El gobierno de Baja California Sur anunció la construcción de dos presas en su territorio, las cuales duplicarán su actual capacidad de almacenamiento de aguas pluviales.


El director general de la Comisión Estatal del Agua, Miguel Ángel Calderón Bernal, informó que la Comisión Nacional del Agua y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público autorizaron los proyectos ejecutivos y una inversión de 650 millones de pesos para estas dos obras que comenzarán a construirse este año y concluirán en el 2013.


El funcionario explicó que ambas presas forman parte de un programa hídrico estatal de largo plazo que contempla alrededor de 300 proyectos específicos, entre ellos otras cinco presas que serían construidas en un periodo que concluye en el 2030.


Explicó que la presa La Palma se construirá con concreto en el municipio de Los Cabos para almacenar 15 millones de metros cúbicos de agua, mientras que La Higuerilla se edificará con materiales de la región con un vertedero de concreto en el municipio de Comondú para almacenar 9 millones de metros cúbicos.


Las nuevas presas que tendrán un costo de 480 millones y 170 millones de pesos, respectivamente, podrán captar 24 millones de metros cúbicos de agua, el doble de la capacidad que tienen en conjunto las cuatro presas del estado: El Iguajil, Santa Inés, Buena Mujer y San Lázaro.


Al justificar su construcción, el funcionario dijo que la presa La Higuerilla servirá para recargar el acuífero del Valle de Santo Domingo, el cual aunque ya alcanzó su equilibrio entre la extracción y la recarga, durante 40 años fue sobre explotado por los agricultores, por lo que prevalece un abatimiento de 30 metros por debajo del nivel del mar, lo que ha provocado la intrusión marina disminuyendo la calidad del agua.


Dijo que la presa La Palma tiene una doble misión: la recarga del acuífero de San José del Cabo que aunque se mantiene en equilibrio podría verse presionado en el futuro por el crecimiento poblacional, y el control de las avenidas pluviales que suelen provocar inundaciones en la cabecera municipal de Los Cabos.


Calderón Bernal explicó que Baja California Sur es el estado más árido del país con un promedio anual de precipitaciones pluviales de 150 mm, pero se ubica en la zona de influencia de los huracanes que se forman en el Pacífico mexicano, los cuales pueden provocar lluvias de 300 mm en 24 horas que en su mayor parte se precipitan al mar.


Expresó que precisamente son esas lluvias torrenciales las que se pretenden capturar a través de las presas, evitando que se pierdan o causen desastres en las poblaciones.


Puntualizó que la última presa que se construyó en el estado fue la de San Lázaro en el municipio de Los Cabos, en 1994, pero debido a las circunstancias geográficas y climatológicas de Baja California Sur ahora se pretende la edificación de siete nuevas obras de este tipo, las dos citadas, así como otras cinco, dos en el Valle de Santo Domingo, dos en La Paz y una en Mulegé.


Acueductos


Por otro lado, el directivo dijo que dentro del programa hídrico multianual se pretende la recuperación de las grandes inversiones en infraestructura de acueductos, por lo que en el 2011 se inició la construcción de la tercera etapa del acueducto de la zona Pacífico Norte.


Precisó que la primera etapa de ese acueducto se construyó entre 1984 y 1986 y benefició a Bahía Asunción. La segunda se construyó entre 1987 y 1989 y benefició a Bahía Tortugas, pero desde entonces el proyecto quedó suspendido.


Destacó que por gestiones del actual gobernador Marcos Covarrubias, después de 22 años, se reactivó la construcción de la tercera etapa, por lo que el año pasado quedaron conectados al acueducto los poblados de Punta Prieta y San Hipólito y en los próximos meses lo harán La Bocana y Punta Abreojos.


Es decir, esta administración en un par de meses habrá terminado de construir los 100 kilómetros de la tercera etapa del acueducto, que en total cuenta con una longitud de 300 kilómetros.


Puntualizó que la inversión ha sido millonaria, por lo que se cuestiona su rentabilidad con base en la escasa población que hay en aquella región del estado, sin embargo, indicó que se justifica plenamente desde el punto de vista de justicia social, pues aunque los pobladores de Punta Abreojos cuentan con agua potable gracias a una desaladora pagan 25 pesos por un tambo de 200 litros de agua, 125 pesos por un metro cúbico, mientras que en La Paz la tarifa es de 7 pesos por esa misma cantidad. Además que se deben considerar otros factores como el impacto del agua potable en la productividad de la zona, dedicada al cultivo, extracción y procesamiento de especies marinas de alto valor comercial, y una actividad turística que comienza a desarrollarse.


Mencionó que otro de los grandes proyectos del programa hídrico estatal es la construcción del acueducto El Carrizal-La Paz, el cual tiene asegurado para este año un monto de 39 millones de pesos.


Explicó que la obra consiste en la perforación de cinco pozos de agua y su interconexión para incrementar el abasto a la ciudad en un 20 por ciento, lo que favorecerá a unos 40 mil habitantes.


Dijo que es una obra que apoyará el abasto de agua, pero no lo resolverá, por lo que el proyecto de construcción de una desaladora “no tiene vuelta de hoja” y se tiene que impulsar, aunque por ahora no existe un proyecto ejecutivo al respecto.


Escasez de agua


Calderón Bernal consideró que el principal problema de escasez de agua potable en el estado se concentra en la ciudad de La Paz, pues presenta un déficit de 5 millones de metros cúbicos anuales y una sobre explotación del acuífero por parte del organismo operador municipal que ha provocado la intrusión salina, volviendo inservible el agua de los pozos de Chametla y El Centenario.


Puntualizó que ante este panorama se deben construir presas para recargar los acuíferos, edificar una desaladora de agua de mar, reutilizar el agua y cambiar con los agricultores aguas blancas por las residuales que genera la planta de tratamiento municipal.


Mencionó que parte del problema de escasez de agua potable lo representan los organismos operadores de agua municipal, pues se quejan de desequilibros financieros para poder elevar su eficiencia comercial y física.


Señaló que actualmente hay un desperdicio del 40 por ciento del agua potable que se extrae de los pozos, existen problemas de facturación por falta de medición y tarifas bajas, incongruentes con el costo que representa su producción.


Dijo que en La Paz muchas personas pagan una cuota fija y la tarifa en general es de 7 pesos por metro cúbico de agua, una de las más bajas del país, por lo que se requieren estudios específicos para hacer un ajuste real que permita a los organismos operadores ser más eficientes para reducir las fugas del vital líquido y mejorar sus infraestructura.


Expresó que también se requiere un cambio de cultura en la ciudadanía para convencerla de que pague oportunamente sus recibos de agua, pues de repente se resiste a pagar un cobro de 100 pesos y en cambio paga mil pesos de celular.


El funcionario estatal dijo que para dimensionar el problema de escasez de agua potable en Baja California Sur hay que saber que la Organización de las Naciones Unidas estipula que debajo de los mil metros cúbicos por habitante al año ya es una condición severa y el promedio en el estado es de 600 metros cúbicos por habitante.


Indicó que el reto es grande, pues la disponibilidad de agua potable en la entidad es de 420 millones de metros cúbicos, mientras que la población es de 600 mil y va en aumento.

Categorías: Ejecutivos BCS Agosto 2012

Añade un comentario

¡Vaya!

Oops, you forgot something.

¡Vaya!

Las palabras que has introducido no coinciden con el texto. Inténtalo de nuevo.

Already a member? Iniciar sesión

0 comentarios