... Ejecutivos BCS ...

Raymundo Leon V.

Noticias (BCS)

BASTA DE ATACAR AL PRESIDENTE

Posted by Ejecutivos BCS on 1 Ee octubre Ee 2012 a las 11:25

Por Ricardo Mancilla Rangel


Parte de este artículo no es de mi creación, son palabras tomadas de fragmentos de la historia que ilustran con precisión lo que en estos tiempos requiere nuestro país en materia ciudadana para avanzar en un ambiente de orden respeto y disciplina. Sirva de reflexión seria.

Pareciera que no hemos avanzado en siglos de historia, de convivencia y ejercicio político entre mexicanos, poco interés tomamos en los primeros años escolares cuando tocamos la historia y menos aún cuando somos adultos y sabemos que los textos de esa historia enseñan sólo lo romántico o la inventiva del autor para proclamar héroes sin número y rendirles gloria a todos como si realmente lo hubieran sido y más aún, que muchos políticos tomen su imagen y su supuesta gran obra histórica como estandarte y ejemplo para las nuevas generaciones.

Hace 100 años lo decía Porfirio Díaz, Presidente de México.

Nunca se nos ocurre pensar que los problemas de los mexicanos pueden ser culpa de los mexicanos, principalmente porque somos enemigos unos de otros. En casi todos los países del mundo, el ataque de un extranjero provoca la unión del pueblo por más dividido que esté. Aquí nos divide más.

Hace cien años decía Porfirio Díaz: "la razón por la que le va mejor a Estados Unidos es que una vez que alguien gana la presidencia, el pueblo y los políticos se le unen para trabajar por la nación. En cambio en México, en cuanto alguien toma el poder, todos, enemigos y antiguos amigos, se ponen en su contra".

ESO FUE HACE CIEN AÑOS Y PARECERÍA QUE PUDO HABERLO DICHO AYER.

Mexicanos al grito de guerra... ¡¡Pero entre nosotros!! y este es el meollo del asunto, nos atacamos entre todos cuando deberíamos unirnos, porque es una costumbre histórica heredada de generación en generación. Cuando México firmó su acta de independencia, el 27 de septiembre de 1821, nuestro primer día como nación libre, comenzaron los golpes. Unos querían un imperio, otros una monarquía.

De ellos, cada quien con un rey distinto. Otros más se decantaban por la república, pero unos la querían federal y otros centralista. Eso nos hizo pelearnos todo el siglo XIX.

Cuando por fin los más importantes paladines de la independencia se pusieron de acuerdo, formaron un congreso que nombró emperador a Iturbide, pero ó sorpresa, al día siguiente, aquellos que pelearon a su lado ya peleaban en su contra.

Nuestro primer presidente, Guadalupe Victoria, encontró a su peor enemigo en su vicepresidente, Vicente Guerrero, quien al llegar a la presidencia encontró a su peor enemigo en su vicepresidente, Anastasio Bustamante.

Otros grandes antagonistas fueron Benito Juárez y Valentín Gómez Farías, siempre que fueron fórmula de gobierno.

Y esa tan lamentada invasión gringa en la que perdimos medio territorio, todo mexicano la recuerda, pero casi ninguno conoce los pormenores. Mientras los ejércitos invasores avanzaban por territorio nacional nuestros líderes se peleaban entre sí por el poder. Dos Marianos, eran los protagonistas políticos de la época; el presidente Mariano Paredes, al mando del mejor ejército del que México había dispuesto en su historia, en vez de defender a la nación de la invasión lo usó para conservar el poder. El otro Mariano, Salas, estaba en la capital proclamando la monarquía. Los yanquis desfilaban sin mucho disturbio a Palacio Nacional, sin que nadie opusiera resistencia a su intención.

Y en la famosa Revolución Mexicana todos nuestros 'héroes' se mataron entre sí. Todos han pasado a la historia como buenos y tienen sus nombres en oro en el Congreso, pero observe esto:

El héroe Carranza mató al héroe Zapata, el héroe Obregón mató a los héroes Villa y Carranza y el héroe Plutarco Elías Calles mató al héroe Obregón, por cierto, que el héroe Calles fue expulsado del país por el héroe Cárdenas.

El proyecto de Guerrero era quitar a Victoria, el proyecto de Bustamante era quitar a Guerrero, el proyecto de Santa Anna era quitar al que estuviera, el proyecto de Juárez fue quitar a Santa Anna, y el proyecto de Díaz quitar a Juárez.

Madero tuvo un proyecto, quitar a Díaz, Obregón quitar a Carranza y Calles quitar a Obregón. Pancho Villa, Emiliano Zapata y Pascual Orozco querían quitar a Porfirio Díaz.

Pascual Ortiz Rubio recibió un atentado el mismo día de su protesta el 5 de febrero de 1930.

Victoriano Huerta conspiró con Francisco Díaz, sobrino de Porfirio Díaz para derrocar a Madero.

En el golpe de estado conocido como la decena trágica Madero y el vicepresidente Pino Suarez son ejecutados al costado de la penitenciaria de la ciudad de México.

Villa Ordena fusilar a Obregón, Raúl Madero interviene en favor de Obregón, logra que cancelen su ejecución y salva su vida y a cambio Álvaro Obregón ordena matar a Villa en una emboscada.

Porfirio Díaz combatió contra Santa Ana personaje que pocos mexicanos conocen su nombre completo, Don Antonio de Padua María Severino López de Santa Anna y Pérez de Lebrón y en 1871 se levantó en armas contra Juárez y en 1876 se levanta en armas contra Sebastián Lerdo de Tejada.

Esa ha sido nuestra historia de héroes todos venerados y enaltecidos en sus aniversarios de nacimiento o luctuoso, llenan la base de sus bustos de flores y dan lectura a discursos emotivos plagados de elogios e historias de heroísmo y buenas acciones y desde luego calificados como inmaculados sin mancha ni defecto, así al fin del discurso, políticos y ciudadanos aplauden con vehemencia y pasión ante los bustos de nuestros héroes; y para colmo hay políticos emulo de esos “héroes”, que se atreven a llamarlos apóstoles de la revolución y los promueven como ejemplo de la nación para las generaciones actuales y con orgullo exhiben un retrato a su espalda en lujosos despachos. Hagamos un recorrido cronológico por nuestra historia.

Esta escrito en la historia quienes lideraban la nación y que los motivaba, hay una cronología de los periodos de gobierno más relevantes de la vida de nuestro país, en ese entonces convulsionado, sin orden ni paz, donde en más de una ocasión teníamos presidente por periodos de unos cuantos meses, imperaba el desorden, el abuso y la incertidumbre general con un pueblo con miedo y hambre de justicia.

VEAMOS ESOS PERIODOS CRONOLÓGICOS POR ETAPAS HISTÓRICAS:

En los inicios de este país de 1821 a 1858 (37 años) tuvimos 30 presidentes iniciando con Agustín de Iturbide hasta Benito Juárez en más de una ocasión (en promedio uno cada 15 meses).

En la época de transición, de 1858 a 1911 (53 años), tuvimos 14 presidentes iniciando con Félix María Zuloaga hasta Francisco León de la Barra, si consideramos que Porfirio Díaz gobernó de 1876 a 1911 (35 años) significa que el resto de ellos fueron presidente en promedio uno cada 17 meses.

En la época contemporánea, de 1911 a 1934 (23 años), tuvimos 13 presidentes desde Francisco. I Madero hasta Abelardo L. Rodríguez. (En promedio uno cada 21 meses)

En la época reciente de 1934 a 2006 (72 años) hemos tenido 12 presidentes desde Lázaro Cárdenas hasta Felipe Calderón. Finalmente uno cada 6 años de acuerdo a la constitución política, muchos de ellos cuestionados por su actuar y recién electo Enrique Peña Nieto para el periodo 2012 -2018

Fuimos testigos que proyecto de Fox era quitar al PRI...El proyecto del ciudadano López Obrador era quitar a Calderón, a quienes los analistas políticos le otorgan y reconocen avances en la vida política del país, quien al igual que Fox tuvo encima a la sanguijuela mayor de México, AMLO, quien tenía como proyecto quitarlos del gobierno, nada distinto a hace 100 años.. Y en torno a esto último deberíamos reflexionar, sobre aquellas palabras citadas de Porfirio Díaz:

"ya es hora de que dejemos de unirnos para atacar al presidente, ya es hora de que el proyecto de nación deje de ser quitar al que tiene el poder".

Hoy por hoy tenemos presidente electo, el ciudadano Licenciado Enrique Peña Nieto, si votaron por él o por otro candidato es cosa del pasado y se le debe respeto y lealtad, los mexicanos pertenezcan a un partido o sean ciudadanos comunes, están obligados a trabajar con el presidente y a dar todo su esfuerzo en su trabajo para que este país logre avanzar por el bien comunitario de todos y cada uno de los mexicanos.

Aunque el gringo promedio es mediocre, son potencia mundial porque trabajan en equipo y porque a pesar de todo respetan a sus instituciones y a su presidente, mientras aquí Fernández Noroña distinguido por majadero, patán y soberbio trata de salir en la tele golpeándose contra el Estado Mayor.

En este momento decisivo de nuestra historia vemos una vez más a masiosare (un extraño ¿enemigo?) enfrentando a todos contra todos. López Obrador quien se autodenominó apóstol de la política actual está dispuestoa destruir y reventar este país antes de dejar que lo gobierne alguien que no sea él.

Los legisladores electos están a prueba y tienen la opción de demostrar una actitud positiva y nacionalista, discutir con responsabilidad, proponer con honestidad, defender con dignidad las propuestas y votar con conciencia por el bien común no por el bien de su partido y el presidente electo Enrique Peña Nieto tiene la obligación de estructurar su gabinete y sus colaboradores principales con buenos mexicanos no con buenos amigos.

En las campañas, en manifestaciones, en foros, en las protestas los ciudadanos dicen que el pueblo unido jamás será vencido…. hummmm

¿Cuándo será el día en que México esté unido?

Tal vez ese día si logremos derrotar a ese...''EXTRAÑO ENEMIGO''

Categorías: Ejecutivos BCS Septiembre 2012

Añade un comentario

¡Vaya!

Oops, you forgot something.

¡Vaya!

Las palabras que has introducido no coinciden con el texto. Inténtalo de nuevo.

Already a member? Iniciar sesión

0 comentarios