... Ejecutivos BCS ...

Raymundo Leon V.

Noticias (BCS)

LIDERA BCS MORTALIDAD POR CANCER DE MAMA

Posted by Ejecutivos BCS on 14 Ee diciembre Ee 2012 a las 13:30

Ángeles Cristina Montoya López y Mariana de Anda Cervón


Estudiantes de la licenciatura en Comunicación de la UABCS

Trabajo realizado en la asignatura Análisis Periodístico

 

De acuerdo con las cifras oficiales, Baja California Sur ocupa desde hace algunos años el primer lugar en muertes por cáncer de mama, por lo que autoridades y organizaciones civiles intensifican las acciones de promoción del cuidado de la salud de la mujer para la detección oportuna de este padecimiento.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en 2011 los estados del noroeste registran un mayor número de fallecimientos por esta enfermedad. La tasa de mortalidad por cáncer de mama en al menos diez estados del noroeste asciende a 14.2 muertes por cada 100 mil mujeres de 25 años o más.

Esta tasa representa casi el doble que la del promedio de los diez estados con menor incidencia, de 7.2 fallecimientos por cada 100 mil mujeres de 25 años o más.

Así, los estados con mayor tasa de mortalidad son del centro y norte del país, Baja California Sur, Baja California, Chihuahua, Colima, Distrito Federal, Tamaulipas, Nuevo León, Querétaro, Sinaloa y Coahuila.

En tanto, siete de los diez estados con menor tasa de mortalidad se encuentran en el sur y sureste de México: Oaxaca, Quintana Roo, Guerrero, Chiapas, Yucatán, Campeche, Morelos e Hidalgo.

En entrevista, la subdirectora de Salud de la Mujer, de la Secretaría de Salud en el estado, Blandyna Ávila Aguilar, señaló que desde 2006 se comenzó a observar un índice elevado de mortalidad de la mujer por este padecimiento, y reconoció que va en aumento.

La funcionaria indicó que entre los principales factores de riesgo se encuentran el sedentarismo, cambio de hábitos alimenticios, tabaquismo, embarazos tardíos, uso de hormonas para el control de la natalidad, el retraso del embarazo, estrés y factor hereditario.

Agregó que actualmente no se dispone de información que permita agregar a los factores de riesgo algunas situaciones como la exposición a metales pesados, o algunas otras condiciones del ambiente. Dijo que existen casos de mujeres con cáncer que no han estado expuestas a ninguno de estos factores mencionados anteriormente.


Su formación y tratamiento

En entrevista con el especialista Ricardo Ybarra Yee, oncólogo del Instituto Mexicano del Seguro Social en BCS, explicó que el cáncer de mama es la transformación de las células malignas que dañan las glándulas mamarias y puede avanzar y desarrollarse por vía linfática o vía hematógena.

De acuerdo con las investigaciones y estudios sobre el tema, con frecuencia, las células malignas se diseminan por vía linfática y se alojan en nódulos de las axilas, o bien pueden soltarse del tejido tumoral y crecer en un nódulo linfático en algún otro órgano del cuerpo.

Un melanoma –el tipo más serio de cáncer de piel—se disemina a menudo hacia los nódulos linfáticos de la ingle, por ejemplo.

Asimismo, el cáncer puede diseminarse por el sistema circulatorio. En el cáncer de mama, las células malignas pueden viajar por las venas del tejido mamario, pueden llegar al corazón y hasta llegar al pulmón, provocando un cáncer secundario (una metástasis) en este tejido.

Ybarra Yee subrayó la importancia de la detección oportuna y refirió que para que un tumor mida dos centímetros aproximadamente, debió haberse iniciado entre ocho y diez años previos. Mencionó que el cáncer es una transformación de células que empieza de una manera microscópica.

Por lo anterior insistió en que las mujeres deben acudir a revisiones continuas y aprender la autoexploración.

Subrayó la importancia de realizarse mastografías toda vez que es el estudio de mayor impacto para la detección oportuna del cáncer de mama.

“Se recomienda hacerse mastografías a partir de los 40 años. A las mujeres mayores de esta edad, la recomendación además es que se realicen un ultrasonido, pues el cáncer puede verse oculto en una mastografía porque el tejido mamario es muy denso y no se alcanza a obtener una buena imagen”, comentó.

Sobre los tratamientos que se deben seguir, afirmó que éstos dependen de la etapa clínica que se encuentre la paciente.

“Dependerá de la etapa en que se detecte, pero los tratamientos pueden ser la cirugía conservadora, la mastectomía radical, fase de quimioterapia y radioterapia, procedimientos muy dolorosos”, expresó.

Añadió que existe una terapia actualmente denominada “antiestrogénica”, que se inicia con aquellas mujeres que tienen ciertos restrictores de estrógenos consecutivos, es decir, que ciertos tumores mamarios son dependientes de hormonas.

El especialista precisó que luego del tratamiento que se lleve a cabo, el tiempo estimado de recuperación que se necesita para que las células puedan reactivarse es de cinco años.


Intensificar campañas y acciones, el reto

Cada año, por el mes de octubre –mes dedicado a las actividades para el conocimiento y detección del cáncer de seno— en BCS y todo el país se realizan diversas actividades para promover el cuidado de la salud de la mujer y especialmente concientizar sobre la detección oportuna de este padecimiento.

Algunas personas entrevistadas en diversos eventos afirmaron conocer el padecimiento, sus factores de riesgo y tratamientos; no obstante, también señalaron que se requieren campañas efectivas que incidan en la reducción del número de muertes de mujeres por esta enfermedad.

Estudiantes, mujeres, empleadas, profesionistas, dijeron reconocer los esfuerzos que se realizan para ofrecer servicios de salud, sin embargo, exhortaron a que se difundan más las campañas y acciones de promoción y prevención en diversas comunidades.

Carlos Liera Romero, especialista de Oncología y Radioterapia del Centro Estatal de Oncología, reconoció que es preciso que se atienda el tema de la detección oportuna, pues si bien existen tratamientos para atender a las mujeres con este padecimiento, preocupa el hecho que estén llegando en etapas avanzadas del cáncer.

“El 40 por ciento de las mujeres llega a atenderse cuando el cáncer ya está en su etapa tres de los cuatro niveles en los que se clasifica”, puntualizó.


“Perder un seno o perder la vida”

Una joven entrevistada, quien prefirió omitir su nombre, a sus 25 años exhorta a las mujeres a realizarse la autoexploración y la mastografía para detectar a tiempo la enfermedad.

Comparte que ella identificó un síntoma de alarma y acudió de inmediato a revisión.

“Sentí una bolita y me realicé una mastografía y salí bien, pero el médico me recomendó que me hiciera un ultrasonido para estar más segura. Resulté con cáncer, pero lo tomé con mucha fortaleza porque fue tan a tiempo que no tuve tantas molestias físicas.

La joven decidió someterse a una intervención para la remoción de uno de sus senos completamente.

“Es que más vale perder un seno que perder la vida”, expresa.

Actualmente se encuentra aún con tratamiento de quimioterapia y comenta que aprovecha cada vez que platica con una mujer para invitarla a que asista a revisión médica, pues eso puede salvar su vida.

Categorías: Ejecutivos BCS Diciembre 2012

Añade un comentario

¡Vaya!

Oops, you forgot something.

¡Vaya!

Las palabras que has introducido no coinciden con el texto. Inténtalo de nuevo.

Already a member? Iniciar sesión

0 comentarios