... Ejecutivos BCS ...

Raymundo Leon V.

Noticias (BCS)

ASFIXIAN DEUDAS A MUNICIPIOS DE BCS…, Y VAN POR MAS

Posted by Ejecutivos BCS on 21 Ee febrero Ee 2013 a las 13:45

Gladys Rodríguez Navarro

Corresponsal de EL UNIVERSAL.

 

Los municipios de Baja California Sur cerraron el 2012 endeudados, con pagos pendientes a sus trabajadores y cuestionados por la ciudadanía por el alza de tarifas en servicios y una deficiente prestación.

Con excepción de Los Cabos, cuatro de los cinco municipios de Baja California Sur se encuentran en una severa crisis por lo que han tomado medidas como el alza de tarifas, reducción de nómina, solicitud de nuevos créditos, incluso remate de edificios públicos.

En conjunto, según información de alcaldes y tesoreros, los cinco municipios suman un adeudo de casi mil 500 millones de pesos, lo que hizo difícil la tarea de hacerle frente a los compromisos de fin de año.

Los ayuntamientos finalmente solicitaron préstamos al gobierno del estado para cumplir con dichos compromisos; sin embargo, también la administración estatal registra una deuda importante.

Y es que de acuerdo con el último reporte de la Secretaría de Finanzas al mes de septiembre de 2012, la deuda pública directa e indirecta del gobierno estatal asciende a mil 285.9 millones de pesos, de los cuales 47.7 millones corresponden a deuda avalada.

A ello se suma la autorización del Congreso local de un crédito hasta por 500 millones de pesos para obras de reparación de daños que dejaron los huracanes “Norman” y “Paúl”.

Una difícil situación al finalizar el año y un no menos complicado panorama al iniciar el 2013. Los ayuntamientos registran una presión financiera que buscan mitigar con programas de reducción de empleos y la contratación de más créditos.


“Deudas heredadas”, se quejan alcaldes

Alcaldes y tesoreros coinciden en que la difícil situación financiera de los ayuntamientos obedece al pago de deudas “heredadas” de administraciones anteriores, el aumento en las nóminas, la reducción de participaciones federales y la falta de ingresos propios.

Establecen como medidas para hacerle frente a su situación crítica, la reducción de nómina, cobro de impuestos, alza de tarifas en servicios y solicitud de créditos millonarios.

De acuerdo con el presidente de Comondú, Venustiano Pérez, el municipio debe enfrentar el pago de un crédito solicitado por la administración anterior por 67 millones de pesos que se suma al adeudo histórico con la Secretaría de Hacienda, la Comisión Federal de Electricidad, el Fovissste, y el gasto corriente, por 57 millones.

En entrevista, señaló que el municipio cada mes debe erogar 15 millones de pesos para el pago de poco más de mil empleados, y frente a un bajo nivel de ingresos propios y la reducción de participaciones, se agudiza el problema y se encuentra en un déficit permanente. A ello se agrega, dijo, la reducción de participaciones federales.

“En 2012 dejamos de recibir 33 millones de pesos en participaciones porque el gobierno federal consideró que no somos un municipio de alta marginación. Levantamos bandera blanca en piso firme y se nos ubica con una calificación que no nos permite acceder a esos recursos. Me parece una fórmula perversa. Quiere decir que no quieren que la pobreza se acabe en un estado…”, expresó.

Ante esta situación, antes de finalizar el año, el ayuntamiento solicitó autorización ante el Congreso local para la contratación de un crédito por 80 millones de pesos, que serviría para “sanear las finanzas municipales”; empero, no fue concedido.

El alcalde aseguró que insistirá en ello y solicitará recursos para poder hacerle frente al programa de retiro voluntario que contempla 300 trabajadores.

El ayuntamiento de Loreto, en tanto, presenta una deuda histórica de 140 millones de pesos, luego de que lograron reducir 30 millones de pesos, informó el alcalde, Jorge Avilés.

Mencionó que entre las políticas de ajuste se hizo un recorte de nómina de 17 por ciento y pasó de 947 a 786 empleados, lo que representó un ahorro mensual de poco más de 2 millones de pesos; pero el municipio aún enfrenta problemas para cumplir con el pago mensual de salarios por 3 millones 250 mil pesos.

Por esta situación, ha venido enfrentando paros y toma de instalaciones por parte de empleados quienes exigen el pago oportuno.

En entrevista, el alcalde de Mulegé, Guillermo Santillán, estimó la deuda acumulada del ayuntamiento en 100 millones de pesos. Mencionó que son deudas con Comisión Federal de Electricidad, ISSSTE, FOVISSSTE, y laudos de ex trabajadores, estos últimos ascienden a 17 millones de pesos.

“Se dejó crecer mucho la deuda y por más eficiente en la recaudación que seamos, no voy a poder pagar lo que dejaron y lo que me corresponde”, advirtió el alcalde Guillermo Santillán Meza.

El ayuntamiento eroga mensualmente 13 millones de pesos por una nómina de mil 500 trabajadores y solo recauda 4 millones de pesos.

Señaló que se ha estado cubriendo alguna parte del rezago de pasivos y se han debido actualizar las tarifas en servicios para aumentar la recaudación.

“Se hizo un ajuste de tarifas de agua potable pues tenían 10 años que no se modificaban y los costos de operación actualmente son mucho más elevados. No podíamos seguir así”, afirmó.

Incluso, para pagar a laudos de ex trabajadores y salarios atrasados, en agosto el ayuntamiento puso en venta un inmueble valuado en 8.4 millones de pesos, pero a la fecha no ha habido interesados en la compra.


En La Paz niegan estar en quiebra

En La Paz, al iniciar su administración –en 2011-- la alcaldesa Esthela Ponce recibió una deuda de 608 millones de pesos, la mitad corresponde al organismo de agua potable.

A inicios de enero de este año, el tesorero del ayuntamiento, Rosendo Castro, informó que el municipio registra un adeudo de 370 millones de pesos a lo que se sumará un crédito de 150 millones de pesos aprobado por el Congreso estatal.

Los recursos, dijo, se aplicarán en la modernización catastral, del registro público de la propiedad, obras públicas y otras dependencias, con lo que se pretende mejorar los ingresos propios a través de la recaudación.

El funcionario negó que el municipio se encuentre en quiebra y contrario a ello, afirmó, “presenta un endeudamiento aceptable”.

Subrayó que con la reestructuración de la deuda mejorará la situación y confió en que con la modernización a los sistemas de recaudación habrá una mayor captación de ingresos propios.

La reestructuración de la deuda implica la contratación de un crédito, firmado antes de finalizar el 2012, por 122 millones de pesos con el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras), a pagar en 20 años, con una afectación del 13 por ciento de las participaciones federales.


Los Cabos va por créditos millonarios

Por su vocación turística, el municipio de Los Cabos, se diferencia del resto de las alcaldías de BCS, al no presentar una situación crítica, aunque debe disminuir sus deudas a corto plazo.

El tesorero, Gerardo Manríquez Amador, indicó que se recibió una deuda en 2011 superior a los 614 millones de pesos, y presumió que en un año, con medidas de austeridad consiguieron reducir 90 millones de pesos. Agregó que ayudó que durante 2012 se logró un aumento del 26% de los ingresos del ayuntamiento.

No obstante, en mayo consiguió la autorización de los legisladores locales para buscar un refinanciamiento hasta por 189 millones de pesos.

La calificadora Fitch Ratings señaló a inicios del mes de diciembre que la crisis económica en Estados Unidos repercutió en el destino, pero actualmente registra una recuperación importante.

Empero, advirtió que se deben vigilar las deudas a corto plazo, pues los niveles permanecen elevados, ascendiendo a septiembre de 2012 a 438 millones de pesos.

“De permanecer en niveles altos, la flexibilidad financiera y la posición de liquidez del municipio se podrían verse limitadas”, señaló en un comunicado.


Contraerán más deuda

A los pasivos actuales de los ayuntamientos, se sumarán nuevas deudas, luego de que los diputados locales autorizaran a tres municipios, Los Cabos, La Paz y Mulegé, la contratación de nuevos créditos.

Antes de concluir el año, los cinco ayuntamientos solicitaron autorización al Congreso local para contratar estos créditos. En periodo extraordinario, los diputados aprobaron que el municipio de Los Cabos contrate un crédito por hasta 161 millones de pesos; para el municipio de La Paz, uno de hasta 150 millones de pesos, y Mulegé, por 50 millones de pesos.

Los financiamientos se pagarán en un plazo de 20 a 30 años y tendrán como garantía de pago el porcentaje necesario de participaciones federales. Se autorizó que los recursos sean destinados a proyectos de inversión, obra pública y modernización de direcciones.

Una comisión especial de legisladores vigilará que se cumplan las condiciones en los tres casos.

En tanto, los alcaldes de los ayuntamientos de Comondú y Loreto, que solicitaron autorización para contratar créditos por 80 millones de pesos y 45 millones de pesos, respectivamente, afirmaron que presentarán nuevas propuestas, toda vez que requieren recursos para hacerle frente a la presión financiera.


“Muchos municipios nacen endeudados”: experto

En entrevista, el consejero financiero para la zona noroeste de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, Rodrigo Guerrero Rivas, señaló que la situación financiera a la que han llegado los ayuntamientos obedece a que se han creado municipios anteponiendo intereses políticos y en ocasiones, dijo, “electoreros”, antes que analizar sus posibilidades fiscales.

“Hay una gran cantidad de ayuntamientos en el país que no tienen solvencia en plataforma, en extensión territorial, en población, en Producto Interno Bruto, ni en actividades económicas, en ninguno de estos sectores, y se les asesta el nombramiento de ayuntamientos con todo lo que ello significa, con una carga de nómina enorme y una incapacidad crónica de cubrir el status monetariamente hablando de ayuntamiento”, dijo.

Afirmó que así existen muchos municipios en el país que nacieron con déficit desde su creación y frente a sus limitados ingresos se encuentran en crisis permanente.

Se agrega que los municipios no establecen una política eficiente de control del gasto ni de reducción de nómina, además, tienen muy acotada su miscelánea fiscal y los pocos impuestos que recaudan son mal cobrados o de manera muy cara, comentó.

Los municipios registran una población creciente “anárquicamente”, pues se crean asentamientos que no están municipalizados, en zonas donde no hay servicios, plano regulador, ni urbanización alguna, pero se anteponen compromisos, afirmó.

“Con estas situaciones, la presencia de la deuda de los municipios es poco menos que obligada. No podemos culpar a los ayuntamientos de usar esa puerta falsa del recurso deuda”, expresó.

Empero, lo cuestionable –agregó—es que no sean más responsables en el nivel de endeudamiento y en una planeación económica.

Indicó que las reestructuraciones de deuda implican la contratación de nueva deuda, y ante ello, los municipios tendrían que realizar ajustes reales de política interna, reducción de gasto, de nómina, fiscalización, eficientización de funciones, entre otros.

“Es imposible evitar la deuda pero sí es posible limitar la política de endeudamiento y ajustarse a los recursos físicos y financieros de los que se disponen”.

Para lograrlo, señaló, los presidentes municipales y el cuerpo de regidores tendrían que “dejar de privilegiar los aspectos políticos o electoreros”.

Categorías: Ejecutivos BCS Enero 2013

Añade un comentario

¡Vaya!

Oops, you forgot something.

¡Vaya!

Las palabras que has introducido no coinciden con el texto. Inténtalo de nuevo.

Already a member? Iniciar sesión

0 comentarios