... Ejecutivos BCS ...

Raymundo Leon V.

Noticias (BCS)

LA TELEVISION PUBLICA, VEH�CULO IDEAL PARA LA DIVULGACION DE LA CIENCIA Y LA CULTURA

Posted by Ejecutivos BCS on 8 Ee abril Ee 2013 a las 17:30

Por Cinthya Castro Iglesias

 

Algo de Historia.

La televisión cultural en México surge en 1958 y a la fecha su impulso, ha sido dijéramos afortunado. Aunque los canales educativos y culturales como el 11 ó 22 hacen un denodado esfuerzo por conseguir la cobertura nacional y su correspondiente audiencia, a pesar de ello, la barra programática de la televisión comercial, sigue siendo más atractiva para un número de televidentes que en términos de porcentaje real, la prefieren entre otras cuestiones por su accesibilidad, por sus formatos, por sus talentos y porque supone recreación. La televisión mexicana impuesta por las oligarquías, desde su cuna, no ha permitido la creación de públicos interesados en la cultura o la ciencia por ejemplo. Así, hasta hace poco tiempo, el televidente, no espera ni exige en términos de consumo mediático nada fuera de lo que para él es en estricto, lo que le dicta la televisora comercial. En palabras de la investigadora Florence Toussaint “…las televisoras que tuvieron peso en el desarrollo de la conciencia y el imaginario, fueron las de lucro”, afirma “…dichas medidas produjeron un monopolio privado en la telefonía y las telecomunicaciones y el fortalecimiento de la opción lucrativa en la televisión. No solamente los grupos empresariales dedicados a este negocio crecieron, repartiéndose el mercado, sino que la oferta programática no tuvo variaciones importantes. El público mayoritario se quedó sin elecciones distintas a las privadas; los canales públicos que subsistieron lo hicieron en un escenario poco propicio para competir por la audiencia”.


El Problema.

Algunas de las razones por las que la televisora pública, universitaria o estatal puede considerarse en desventaja:

1. La falta de recursos propicia entre otras cosas, una muy deficiente producción que no compite por el auditorio que cada día, es más exigente y selectivo.

2. Las televisoras al servicio del estado, no pueden escapar de la burocracia, la falta de tecnología, el manejo caprichoso de fallidas políticas de producción y la ausencia de un sentido es decir, una misión anclada en los fundamentos de carácter social.

3. La falta de capacitación y actualización en materias como la divulgación de la ciencia y las nuevas tecnologías.

4. El uso de la televisora en el caso del estado como maquinaria de promoción de sus gobiernos, la vuelven una herramienta demasiado cercana al poder y muy lejana a la sociedad a la que se debe. Es decir esta última, no se ve reflejada.

En este contexto ¿cuál sería el balance que nos permitiera un análisis sobre el papel de la televisión pública en los asuntos de la divulgación? ¿cómo armar una posible estrategia para resignificar y redignificar a la televisión pública? ¿cómo conciliar los contenidos con los formatos de manera que puedan ser al puerta de acceso a la información, la cultura y la ciencia? ¿cómo alejarnos de la tentación de ser nacionales y por ende comerciales? ¿cómo construir desde la región, lo local, un discurso televisivo atractivo, atrayente que compita con lo nacional? ¿Cómo finalmente, apoyar y educar al consumidor ante los embates de la pobreza de contenidos televisivos? ¿cómo pasar de ser “la televisión en blanco y negro” a la televisión de color?


Una salida al problema

En sentido afortunadamente opuesto a lo ocurrido a lo largo de la historia de la televisión pública y privada, es una realidad cada vez más evidente, que mediante la implementación y expansión de la televisión de paga (cable), el desarrollo del internet, la movilidad que proporcionan los nuevos equipos de telefonía y acceso a la red, la televisión pública o privada tendrá que volver los ojos hacia una nueva forma de relación y de poder…, el poder del televidente quien aunque ausente en muchos casos de una conciencia crítica, sí está convencido sobre su nuevo rol en los medios. Las redes sociales, las nuevas tecnologías y el conocimiento a los programas de edición tanto de audio como de video que lo han empoderado. El antes privilegiado sitio designado a la adoración del aparato televisivo estático y a la espera de ser encendido, se esfuma paulatinamente. La absoluta concentración con la que antes éramos llamados por los productores de televisión o radio a pasar nuestros ratos de ocio, ha pasado a formar parte de viejas y desusadas tradiciones o rutas cotidianas.

Hoy es un hecho que la opción, es una forma de actuar para el hombre contemporáneo. Su habilidad y destreza para concentrarse en varios asuntos a la vez, lo convierte en un consumidor voraz y vertiginoso de productos audiovisuales, gráficos etc. Su nivel de exigencia al respecto lo ha vuelto por tanto, demandante de calidad en más de un sentido. Por lo pronto la calidad que se exige contempla una audición perfecta, casi irreal; una visión panorámica de alta definición que es persuasiva per se y una brevedad en los textos que se deriva de la nueva forma de leer, pensar y escribir… en viñetas, en sintetizados y apretados escritos pues la premura y la resolución aprietan el paso.

Por otro lado pero no inconexo, ante la atemorizante idea de globalización, ha emergido gradualmente la región con todas sus virtudes. Las fronteras culturales ofrecen defensa de lo propio, de la identidad, de la fascinación y el refugio que supone la tierra. En este orden de ideas, el discurso en los medios locales volverá a significar una inteligente apuesta a pesar de lo expuesto renglones atrás. El espacio propio, el de lo local será de nuevo habitado por los internautas que cansados del espacio universal, tendrán que hacer parada en su entorno inmediato.

La divulgación como posibilidad discursiva, toma o deberá tomar a la televisión pública por asalto, en virtud de la demanda que ésta última y como ya lo hemos señalado, presenta. En el espacio de la televisión local, se puede y se debe ejercer el oficio de divulgador. El reto por supuesto considera, el despertar de nuevas capacidades para crear y recrear lenguajes y formatos que atiendan al nuevo televidente que, cansado de las telenovelas y habilitado para ir en busca de la información, puede ahora ser un interlocutor potencial.

Categorías: Ejecutivos BCS Marzo 2013

Añade un comentario

¡Vaya!

Oops, you forgot something.

¡Vaya!

Las palabras que has introducido no coinciden con el texto. Inténtalo de nuevo.

Already a member? Iniciar sesión

0 comentarios