... Ejecutivos BCS ...

Raymundo Leon V.

Noticias (BCS)

CANCER �MINERIA O ALCOHOL?

Posted by Ejecutivos BCS on 9 Ee mayo Ee 2013 a las 11:50

Por Ricardo Mancilla Rangel

 

Entre las mentiras que se manipulan con mucha facilidad y que de tanta mención y publicación ya la población por ignorancia del tema específico las da por verdades, y me refiero al argumento manipulado por los organismos no gubernamentales (ONG,s) de que el cáncer es la primera causa de muerte en Baja California Sur como consecuencia de la minería de antaño y el supuesto riesgo de la minería actual. Nada más falso que eso y tema aparte es la minería de antaño en las condiciones que se dio muy diferentes a las actuales. Se suman a estas declaraciones irresponsables lo políticos segundones que por miedo a los votos y demagógicamente expresan que no van a permitir la instalación de minería tóxica, lo que deja implícito que sí permitirán la minería responsable y esa es precisamente la que puede crear empleos en esta región.

También ha sido el caso del presidente del colegio de médicos que mediocremente se sumó al dicho y tiempo después se retractó y trató de remediar tan grande error profesional y actitud poco ética obedeciendo al gobernador en turno Narciso Agúndez como también lo hizo en su momento el director de protección civil, el diputado presidente de la comisión de ecología de la cámara local y todos los diputados trabajando como oficina de tramites del gobernador para emitir una ley al vapor que nació muerta, muestra de su poco intelecto y nulo oficio político.

Llaman la atención los estados y países sin minería que tienen alta incidencia de cáncer en sus habitantes, cómo explicar ese fenómeno.

Si bien es cierto, de acuerdo a la Secretaría de Salud, que esta entidad junto con Baja California, Sonora, Chihuahua, Nuevo León, Tamaulipas y Jalisco tiene la más alta incidencia de cáncer de la Republica, el INEGI establece en documentos públicos que las principales causas de muerte natural en este estado fueron por enfermedades de: 1ra. Diabetes mellitus, 2da. E. isquémicas del corazón, 3ra. E. cardiovasculares, 4ta. Cirrosis y E. del hígado, 5ta. E. pulmonar y obstructiva crónica, 6ta. Infecciones respiratorias, 7ma. E. hipertensivas, 8va. Nefritis y nefrosis de riñón, 9na. Asfixia y trauma al nacimiento, 10ma. AGRESIONES HOMICIDIOS y apenas en el lugar 11va. aparece una relacionada con cáncer TUMOR MALIGNO DE MAMA. (0) resumiendo, entre las primeras 20 causas de muerte en Baja California Sur, sólo 6 inciden en algún tipo de cáncer la más cercana al primer lugar está en el lugar once.

Por otro lado, comparativamente los casos de SIDA en el estado son los más altos del país con una tasa de afección de 50.8 mujeres y 366 hombres por cada 100 mil habitantes mientras que por cáncer es de 20 mujeres 2 hombres por cada 100 mil habitantes.

Ahora bien, el CENAPRA Centro nacional para la prevención de accidentes (que depende del gobierno) emite datos oficiales en los que establece que los accidentes de tránsito son la primera causa de muerte en el mundo, (México en los primeros lugares y B.C.S. en 1er. lugar nacional) de jóvenes de 15 a 29 años y el 78% de esos accidentes, asociados a la conducción irresponsable por ingesta de alcohol y exceso de velocidad, la mayoría de noche.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que más del 2.2% de la mortalidad en el mundo es a consecuencia de accidentes de tránsito, y en México, en contraste, esta cifra rebasa el 4.4%, es más del doble que los promedios a nivel mundial y 8% del total de consultas externas en el IMSS son por lesiones y B.C.S. es el estado más alto per cápita.

Los daños materiales, físicos de terceros y morales de familias que pierden un ser querido en manos de irresponsables alcohólicos es tema de otro artículo.

Regresemos al tema central que nos tiene hoy EL CÁNCER y uno de los factores de mayor consideración del desarrollo del cáncer además de factor genético hereditario de quienes nos conquistaron, están los hábitos alimenticios, el clima (exposición al sol), el tabaquismo y la ingesta de alcohol y curiosamente B.C.S. tiene el deshonroso 1er. lugar per cápita en consumo de bebidas alcohólicas del país, no me crea, dese una vuelta al ferry y contabilice cuantos vehículos (plural) tipo tráiler (33 ton. pay load) llegan por viaje, cargados de cervezas de todas la marcas (aprox. 121 mil latas de 355 ml.) independientemente de todo el resto de licores que se expende autorizado por la propia autoridad; y observe también la carretera al norte los transportes llenos de latas vacías comprimidas (aprox. 750 mil).

Y surge la pregunta, realmente tienen la razón o se expresan con verdad los ecologistas acerca del cáncer asociado a la minería o es que atienden a intereses económicos particulares familiares. Esos ecologistas también se preocupan por las verdaderas causas de muerte en el estado???.

Para ilustración de lo medular de esta información anexo una descripción interesante de si debemos considerar EL ALCOHOL: ¿AMIGO O ENEMIGO?

Voy a hablarle del consumo de alcohol con naturalidad, sin sentirme obligado a protegerle, como si usted fuera un niño de tres años, utilizando frases del tipo “El exceso de alcohol es perjudicial para la salud” o “disfruta de un consumo responsable”, tal como puede leerse en algunas botellas de bebidas alcohólicas.

Además ¿se ha parado a pensar en lo absurdo de esas frases? Cuando decidieron ponerlas no se dieron cuenta de que, por definición, toda irresponsabilidad en el consumo y todo exceso son por principio malos para la salud. Si no fuera malo para la salud, ¡no sería un exceso!

Por eso mismo, el consumo irresponsable de uva pasa también es perjudicial para la salud: si usted se atiborra de pasas, puede dañar el tubo intestinal. Incluso el consumo excesivo de agua es perjudicial para la salud: si bebe demasiada, corre el riesgo de sufrir una insuficiencia renal.

A este paso Peñafiel cubrirá esta laguna reglamentaria obligando a las aguas minerales a que lleven impresas en las botellas, con letras grandes al estilo de las cajetillas de tabaco, que “el exceso de agua es perjudicial para la salud”, y acompañarlo con fotos desagradables de una operación de trasplante de riñón. ¿Estoy exagerando? Por supuesto que sí. Pero cada vez me da más rabia vivir en este mundo en el que a priori se nos considera a todos los adultos unos irresponsables.

Para los que sufren alcoholismo, antes de pasar a hablar sobre los perjuicios por exceso o los beneficios para la salud derivados de un correcto consumo de alcohol, quisiera enviar unas palabras de comprensión a aquellas personas alcohólicas que están leyendo este mensaje, así como a las que tienen seres queridos sufriendo esta enfermedad. Nunca lo diré lo suficiente: el alcohol destruye vidas, arruina familias y provoca terribles sufrimientos a las personas que tienen problemas con el alcohol y a su entorno.

Pero nos estamos refiriendo al alcoholismo, descrito por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como “problemas mentales y trastornos del comportamiento” relacionados con la ingesta de alcohol SIN CONTAR QUE ES REALMENTE COMPROBADO QUE ES UNA DE LAS PRIMERAS CAUSAS DE CÁNCER. En México como regla de mayor porcentaje y en especial en B.C.S. se calcula que el alcoholismo afecta al 15-27 % de la población y que la edad de inicio en el consumo de alcohol se encuentra en los 13-14 años, situándola en el grupo de cabeza de la República Mexicana en este sentido los mensajes de alerta que aparecen en los anuncios publicitarios no les están ayudando. (1)

Querer curar el alcoholismo incluyendo menciones legales en los anuncios o en las propias botellas de alcohol equivale a querer curar una gripe con frases como “¡Deje de atrapar la gripe!”, “¡La gripe es perjudicial para la salud!”. No sirve para nada. Se han realizado estudios que han demostrado que las campañas contra el alcohol nunca han ayudado a curar a ningún alcohólico, a diferencia de otras acciones realistas como Alcohólicos Anónimos. Lo anterior incluye la propuesta de un político desquiciado conocido como EL PUCHAS que proponía eliminar todos los anuncio de cerveza para acabar con el vicio del alcohol, nada más irrisorio e inefectivo.

Respecto a los estudios científicos que preocupan a todo el mundo, si usted pregunta a su médico o a sus conocidos sobre el alcohol, cada uno de ellos tendrá su propia opinión y será diferente, o incluso contraria a la del resto, pero siempre estará apoyada por “estudios científicos”. Vamos a poner un poco de orden en esto porque las cosas, en realidad, no son tan sencillas:

Sólo en estos últimos meses, investigadores alemanes han llegado a la conclusión de que un vaso de bebida con alcohol al día es suficiente para aumentar el riesgo de sufrir cáncer de mama, mientras que científicos en Estados Unidos han observado que un consumo de alcohol de ligero a moderado (“light to moderate”;) puede disminuir el riesgo de infarto y accidente cerebrovascular (ACV). (2); Otros estudios afirman que el alcohol puede desde favorecer hasta impedir el descanso, así como reforzar o debilitar los huesos. (3) (4); ¿Qué conclusiones debemos sacar de todo esto con respecto a nuestro consumo de alcohol?

ALCOHOL Y CÁNCER: LA TRISTE REALIDAD, a menudo se dice que una copa de vino al día es buena para la salud; sin embargo, al hablar de cáncer, no beber nada de nada podría ser la mejor forma de prevenir la enfermedad.

Según un informe del World Cancer Research Fund (WCRF) y del American Institute for Cancer Research (AICR), el estudio más grande jamás realizado sobre estilo de vida y cáncer, el consumo de alcohol, incluso en pequeñas cantidades, puede incrementar de manera significativa el riesgo de sufrir ciertos tipos de cáncer, como el de boca, garganta, cuerdas vocales, esófago, mama o colon.

Se ha constatado la existencia de este mayor riesgo tomando en consideración todas las categorías de alcohol (cerveza, vino y bebidas espirituosas), siendo el principal factor de riesgo el contenido en etanol, y no el resto de ingredientes de la bebida. De hecho, EL ETANOL O ALCOHOL PURO ESTÁ CLASIFICADO COMO AGENTE CANCERÍGENO PARA EL SER HUMANO por la International Agency for Cancer Research (IACR).

Aunque no todas las pruebas coincidan (por ejemplo, la investigación sobre cáncer de riñón señala que el alcohol puede, justo al contrario, tener un muy ligero efecto positivo contra el cáncer), la conclusión del informe WCRF-AICR es clara: “Desde el punto de vista de la prevención del cáncer, lo mejor es no consumir nada de alcohol”. (5)

Si bien, en lugar de recomendarnos evitar por completo el alcohol, los autores aconsejan que “limitemos nuestro consumo de una a dos copas a la semana en el caso de los hombres, y a una en el caso de las mujeres”. Una copa contiene entre 10 y 15 gramos de etanol. Este consejo aparentemente contradictorio proviene de la idea de que, aunque parece que el alcohol incrementa el riesgo de cáncer, también podría reducir considerablemente el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. (6) siempre y cuando sea con moderación absoluta.

Que si el alcohol ayuda al corazón?, numerosos estudios han demostrado que las personas que consumen alcohol en cantidades moderadas y sólo del tipo de vinos de mesa tienen un menor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. En un metanálisis (análisis global promediado de los resultados de un conjunto de estudios científicos), investigadores canadienses y americanos comprobaron que los consumidores de alcohol tenían un riesgo de sufrir infartos y accidentes cerebrovasculares y de fallecer por una de estas causas menor que los abstemios. Tomar una copa de vino de mesa tres veces por semana está definitivamente relacionado con un riesgo entre un 14 y un 25% menor de sufrir el conjunto de enfermedades cardiovasculares. Mientras que beber una o más copas al día, por el contrario, aumenta el riesgo de sufrir cáncer o un infarto mortal. (7)

Esos mismos investigadores han continuado estudiando los mecanismos que se esconden tras los efectos aparentemente beneficiosos del alcohol sobre el corazón. Han tenido en cuenta más de sesenta estudios sobre su consumo y su relación con marcadores conocidos de enfermedades cardiacas, y han confirmado que un consumo moderado de alcohol aumenta de manera significativa los índices de colesterol “bueno” HDL en el cuerpo. Esto podría explicar el efecto protector del alcohol contra las enfermedades de corazón. (8)

Cabe destacar que, al estudiar el impacto según el tipo de alcohol ingerido (vino, cerveza o bebida espirituosa), se comprobó que todos tenían el mismo efecto positivo sobre el corazón. Sin embargo, la mayoría de estudios revisados trataban sobre el vino, y en general el vino tinto, lo que podría haber influido en los resultados. El vino tinto contiene compuestos vegetales llamados “polifenoles”, como el resveratrol, considerados beneficiosos para el corazón.

Aun así, la mayoría de estos estudios sobre vino tinto han llegado a la conclusión de que en realidad la combinación de esos elementos con el alcohol presente en la bebida es el auténtico responsable de los efectos positivos para la salud. Un estudio ha comparado los efectos sobre el índice de colesterol en la sangre del consumo de vino con el consumo de dos tipos diferentes de zumo de uva, uno rico en polifenoles y otro no. El consumo de vino (tanto blanco como tinto) aumentó el nivel de colesterol bueno HDL, mientras que el zumo de uva no tuvo ningún efecto. (9)

Hay que huir a toda costa del “Binge drinking” es el término anglosajón para explicar un fenómeno mundial que practican los jóvenes: beber exageradamente (casi como un objetivo en sí mismo) las noches de viernes y sábados, y no probar ni gota de alcohol entre semana. Se beben grandes cantidades de alcohol (10 copas en hombres o 6 en mujeres) en menos de 3 horas. En B.C.S. el 15.2% de la población sigue esta práctica, con edad media de 19 y 20 años. (10) y la triste realidad en que las mujeres en B.C.S. toman más que los hombres.

Aprender a beber correctamente, es decir, beber en la mesa y en proporción a la cantidad de comida que se está ingiriendo, es más importante que la cantidad de alcohol ingerido. Se debe evitar a toda costa beber importantes cantidades de alcohol de un trago y con el estómago vacío para “agarrar una buena borrachera” (…o más bien una buena “cruda”;).

Según el Dr. Juergen Rehm, director de investigación social y epidémica en el Centro de Adicciones y Salud Mental (CAMH, en sus siglas en inglés) de Toronto (Canadá;), “si una persona se emborracha una vez al mes, todos los posibles beneficios para la salud del consumo de alcohol quedan anulados”. Este nivel se alcanza cuando se pasa de cinco copas seguidas, en el caso de los hombres, y cuatro en el de las mujeres.

Los propios estudios realizados por el Dr. Rehm sobre alcohol y corazón (un metanálisis de 44 estudios coescritos con Michael Roerecke) han revelado que, aunque parece que el alcohol protege contra las enfermedades cardiacas y disminuye la mortalidad en general, su efecto protector no es automático para todo el mundo, ni siquiera en un porcentaje pequeño. El estudio, publicado en la revista científica Addiction, da a entender que la manera de beber podría ser igual de importante que la cantidad total de alcohol ingerido. (11)

Un estudio comparativo sobre los hábitos de consumo entre hombres de edad mediana de las ciudades francesas de Lille, Estrasburgo y Toulouse, así como de Irlanda del Norte, va en esta misma dirección. Se ha comprobado que, aunque los franceses por naturaleza beben más que los irlandeses, sufren menos enfermedades coronarias que éstos, que tienden a emborracharse. Las personas asiduas a emborracharse tienen prácticamente el doble de probabilidades de sufrir cáncer o un infarto o de fallecer por una enfermedad del corazón que las personas que no beben a diario y lo hacen de forma moderada. (12)

Algunos expertos, sin embargo, no son partidarios del consumo diario de alcohol, ni siquiera moderado, y aconsejan guardar dos tres a cuatro días de abstinencia a la semana.

Según Sir Ian Gilmore, asesor especial sobre alcohol del Royal College of Physicians de Londres, si se bebe todos los días, sí que podría existir de verdad un riesgo de padecer cáncer, una enfermedad del hígado o del corazón. El Dr. Nick Sheron, experto hepatólogo de la Universidad de Southampton, Reino Unido, lo confirma: “Si analizamos a las personas que tienen lesiones en el hígado (cirrosis) veremos que prácticamente todas ellas consumen alcohol a diario”. Por eso también recomienda que se respeten uno o dos días de abstinencia a la semana, para reducir la dependencia y la disposición natural a beber cada vez más.

A que conclusión podemos llegar con lo anterior, que el consumo de alcohol reduce, por tanto, el riesgo de sufrir enfermedades del corazón, siempre y cuando se beba durante las comidas. Para reducir los daños en el hígado, guarde aun así tres o cuatro días de abstinencia a la semana y evite a toda costa emborracharse. Es cierto que beber alcohol, incluso de forma moderada, podría incrementar ligeramente el riesgo de cáncer. Sin embargo, si presta atención a los índice de mortalidad, las personas que beben con verdadera moderación viven más que los abstemios, incluso teniendo en cuenta el nivel de estudios y de vida. (13)

Por último, aunque los expertos no se pongan de acuerdo con respecto a lo que se considera un consumo de alcohol “moderado” y seguro, parece acertado limitarlo a 15 g de etanol al día en el caso de las mujeres (o dicho de otro modo, a una copa de vino tinto o una lata de 33 cl de cerveza de 5º de alcohol) y a 30 g en el caso de los hombres (dos copas de vino llenas o dos cervezas).

Finalmente debemos recapacitar y cuestionarnos seriamente 3 puntos:

a.- Mienten las 2 ó 3 familias cobijados en A.C. s ecologistas que se oponen a la minería.

b.- Los políticos en su ignorancia más su sed de poder, hacen lo correcto en obstaculizar la generación de empleos que genera la minería.

c.- Los sudcalifornianos padecen de cáncer por la minería o por el alcohol

d.- Tienen el mismo derecho los sudcalifornianos a emborracharse que a trabajar en una mina.

e.- Se ocupan los ecologistas de los verdaderos riesgos de salud, el relleno sanitario sin control, las emisiones de la planta Punta Prieta CFE, el sistema de cloración de la planta de tratamiento de aguas negras de cloro liquido al 99%, las emisiones de polvo por falta de pavimento, la contaminación sistemática con basura y heces fecales de las playas por los propios sudcalifornianos, los desechos de aceite de los pescadores en punta lobos, etc, etc. o será que sólo les preocupa lo que les deja dinero.

Sólo me queda decirle, hoy con más propiedad que nunca…¡A su salud!

Categorías: Ejecutivos BCS Abril 2013

Añade un comentario

¡Vaya!

Oops, you forgot something.

¡Vaya!

Las palabras que has introducido no coinciden con el texto. Inténtalo de nuevo.

Already a member? Iniciar sesión

1 Comment

Responder paceña de verdad
12:37 Eel 10 Ee mayo Ee 2013 
Ah qué curioso el sr Mancilla, que resulta que es experto en TODO. Ojalá tuviéramos mas gente como él...bueno, mejor no, porque no cabe duda que tiene mucho intere$ en que los proyecto$ de megaminería se lleven a cabo, a costa de la salud y el medio ambiente de los sudcalifornianos (al cabo que él ni es de aquí y ya que reciba su paga de las mineras se larga con todo y chivas). ¿Cómo explicas todos los casos en el mundo donde se han visto demasiado claros los impactos de la megaminería en las poblaciones aledañas? http://guatemalacontaminada.blogspot.mx/2009/03/goldcorp-mata.htm
l NO CABE DUDA QUE A CUALQUIER GENTUZA SIN ESCRUPULOS LE DAN UN ESPACIO EN LOS MEDIOS DE DESCOMUNICACIÓN HOY DÍA. No son solo los "ecologistas" los que están en contra de los proyectos de megaminería tóxica, somos MILES DE SUDCALIFORNIANOS NATIVOS Y ADOPTIVOS que queremos mantener o mejorar nuestra calidad de vida, NO EMPEORARLA con proyectos mineros que finalmente sólo van a dejar devastación, contaminación y escasez de agua! ¿Por qué no te vas a tu tierra a trabajar allá para las mineras Mancilla? aquí NO TE QUEREMOS!!