... Ejecutivos BCS ...

Raymundo Leon V.

Noticias (BCS)

LA SEGURIDAD, UN TEMA DE TODOS

Posted by Ejecutivos BCS on 9 Ee mayo Ee 2013 a las 11:55

Por Raymundo León Verde

 

Durante la reciente visita a La Paz de embajadores en México de más de veinte naciones se ponderó la importancia que en la actualidad reviste el tema de seguridad para la atracción de turistas e inversiones.

Los embajadores de Panamá, Paraguay, Uruguay y Ucrania coincidieron en resaltar el clima de seguridad que prevalece en el municipio de La Paz al contar con pocos delitos de alto impacto, es decir, ejecuciones, levantones, secuestros, feminicidios y otros crímenes que laceran otras regiones del país y que han generado una mala imagen de México en el mundo.

No se trata de tapar el sol con un dedo, pues evidentemente La Paz no escapa a este tipo de delitos, pero de manera aislada, por lo que si bien hay que atender esta problemática tampoco hay que sobredimensionarla, pues eso es ir en contra de la realidad y la percepción que se tiene en otras partes del mundo y en el propio centro del país.

Cuando se habla de que Baja California Sur es uno de los estados más seguros del país y La Paz en particular los parámetros se basan precisamente en las estadísticas sobre este tipo de delitos y las impresiones que tiene la propia ciudadanía que radica en los lugares que se evalúan.

Hablar de que en un universo de más de veinte mil homicidios dolosos - esos que se cometen con premeditación, alevosía y ventaja- en el país ocurridos el año pasado, 35 de ellos correspondieron a Baja California Sur, es un dato duro contundente, fue el estado con menos asesinatos en el 2012.

Lamentable que ocurran este tipo de delitos en cualquier parte del mundo, por supuesto, lo es y se debe trabajar para impedir que sucedan dentro de las posibilidades de la autoridad y de la propia sociedad, pero hay que medir el problema en su justa dimensión, no tirarse al piso y jalarse los cabellos señalando que todo es culpa del gobierno, pues muchos casos están relacionados con situaciones de carácter pasional, rencillas y otro tipo de cuestiones personales.

Al menos hasta ahora son realmente contados los casos en los que se puede presumir la implicación del crimen organizado en los homicidios dolosos registrados por las autoridades, por lo que más que lanzar gritos al cielo señalando que la vieja tranquilidad del estado se ha perdido, debe obligarnos a todos, autoridades y sociedad, a coordinar esfuerzos para evitar que en verdad estos crímenes proliferen.

De igual forma se debe trabajar intensamente para evitar un problema que sí afecta a los sudcalifornianos de manera especial que es el robo en sus diferentes modalidades, sobre todo, a casa habitación.

Empero como dijo recientemente en una visita a esta entidad, Orlando Camacho, presidente de la Fundación México SOS, este asunto como todos los de seguridad, no tiene un solo responsable, sino todos somos responsables, el gobierno federal, el estatal, el municipal y los distintos sectores sociales.

En ese sentido, al asistir a la instalación de la mesa de seguridad de La Paz del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, a la que por cierto no acudió el presidente de la Comisión de Seguridad del Congreso del Estado Omar Zavala, tan crítico del procurador de justicia del estado más por grilla que por otra cosa, ni el director de la Policía Municipal de la capital del estado, sostuvo que la clave para bajar los índices delictivos en el país, incluso aquellos que se ven afectados por los delitos de alto impacto, es la colaboración entre autoridades y ciudadanos, en el manejo de una agenda común y de corresponsabilidad.

Y dio ejemplos, ciudades que en otro tiempo vaya que dieron de que hablar por su inseguridad como Ciudad Juárez y Tijuana, donde los índices se han reducido de forma importante debido a este trabajo conjunto.

Más aún, cuando se refiere a la participación social Camacho deja en claro que no se trata de hacer manifestaciones y marchas de protesta por la inseguridad o de criticar a las autoridades, a veces con preclaros intereses políticos, sino de activarse a través de este tipo de mesas de trabajo, donde autoridades y ciudadanos analizan la problemática delictiva de cada ciudad y ponen en marcha programas para su solución.

Llama la atención en ese sentido, el rescate de 60 pandilleros en la colonia Las Palmas de Cabo San Lucas a través de un programa implementado por el municipio de Los Cabos con dinero del gobierno federal o la instalación de decenas de comités de vecino vigilante en esa municipalidad, lo que habla de una verdadera preocupación por prevenir la ocurrencia de delitos y es que retirar a pandilleros de las calles para darles opciones de aprender un oficio y tener actividades recreativas sanas, es evitar que caigan en las redes de la delincuencia.

Y en el caso de vecino vigilante, no se trata de que los ciudadanos sustituyan a las autoridades policiacas en su labor de proteger a la sociedad, sino de colaborar con la denuncia oportuna, anteponer la solidaridad al miedo cuando se sabe que están robando a un vecino con la confianza de que la autoridad va a actuar de forma rápida y contundente.

Así que más que acusarse unos a otros y buscar responsables del aumento de robos en el estado, todas las instancias involucradas, el gobierno del estado, la Procuraduría General de Justicia del Estado, las corporaciones policiacas estatales, las policías municipales, los jueces, los diputados y los ciudadanos deben colaborar y trazar líneas de acción comunes para combatir éste y otro tipo de delitos.

Estamos de acuerdo con Orlando Camacho cuando afirma que la inseguridad pública como otros problemas que afectan al país, fueron descuidados por las autoridades, pero también por los ciudadanos que más que quejarse deben activarse para buscar soluciones.

Ojalá que la mesa de seguridad instalada en La Paz tenga eco en todos aquellos que se dicen preocupados por la inseguridad que insistimos hay que combatirla de forma específica, según los delitos más concurrentes, con tiros de precisión, y no sobredimensionar la situación ni propiciar pánico con declaraciones infundadas que la mayor parte de las veces tienen una connotación política, pues hacerlo, no resuelve el problema y sí en cambio genera una mala imagen al estado que hoy no tiene y que permite que se le vea como una opción para el turismo y las inversiones, lo que a su vez produce empleo y por lo tanto menor delincuencia.

Categorías: Ejecutivos BCS Abril 2013

Añade un comentario

¡Vaya!

Oops, you forgot something.

¡Vaya!

Las palabras que has introducido no coinciden con el texto. Inténtalo de nuevo.

Already a member? Iniciar sesión

0 comentarios