... Ejecutivos BCS ...

Raymundo Leon V.

Noticias (BCS)

MONSANTO EXPERIMENTA CON TRANSGENICOS EN BCS

Posted by Ejecutivos BCS on 19 Ee junio Ee 2013 a las 13:10

Por Diana Cuevas

 

Situación estatal

Campos agrícolas de Baja California Sur se encuentra bajo experimentación de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) al permitirse en 2011, por parte del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), dependiente de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), la liberación al ambiente de maíz transgénico de las solicitudes 077_2011, 078_2011, 079_2011, 080_2011 y 081_2011 .

 

De acuerdo a la Ley de bioseguridad de OGM publicada en 2005 la liberación experimental es la introducción, intencional y permitida en el medio ambiente, de un organismo o combinación de organismos genéticamente modificados, siempre que hayan sido adoptadas medidas de contención, tales como barreras físicas o una combinación de éstas con barreras químicas o biológicas, para limitar su contacto con la población y el medio ambiente .

 

Las cinco solicitudes aprobadas fueron presentadas por la compañía Semillas y Agroproductos Monsanto S.A. de C.V. y ocupan una superficie de 1.32 hectáreas (Ha) del municipio de Comondú, aunque originariamente solicitaron 24.72 ha.

 

En esta tierra se autorizó la siembra de las variedades de semillas MON-89Ø34-3 x, MON-88Ø17-3, MON-89Ø34-3, MON-ØØ6Ø3-6BC y MON-ØØ6Ø3-6, todas resistentes a enfermedades, plagas e insectos lepidópteros (mariposas y polillas) y resistentes al glifosato (poderoso agente base del herbicida Roundup de Monsanto).

 

Recientemente se supo que en enero de este año ingresaron a la Senasica otras cinco solicitudes más de las empresas Semillas y Agroproductos Monsanto S.A. de C.V. y Monsanto Comercial S.A. de C.V, con los registros 007_2013; 008_2013; 009_2013; 010_2013 y 011_2013 , con las variedades de semillas arriba mencionadas a excepción de la MON-ØØ6Ø3-6BC, que se encuentran bajo análisis y que pretenden sembrar también maíz en Comondú en una superficie de 287.5 ha, doce veces mayor a la solicitada en 2011, y además esta vez con una intensidad mayor, se trata de la fase piloto.

 

La liberación en programa piloto es la introducción, se diferencia de la experimental en que los OGM pueden ser liberados CON o SIN medidas de contención. Esta etapa es previa a la liberación comercial de los OGM y lo que resulta curioso es que dejen al libre albedrio de las compañías la opción de utilizar medidas o no de contención.

 

Porqué no autorizar las fases piloto y comercial

 

Diversas opiniones públicas sobre las solicitudes de 2013 que piden una reconsideración, señalan que el glifosato puede dispersarse hasta 400 metros en aplicaciones terrestres y hasta 800 en aplicaciones aéreas .

Y que con ello ”existe la posibilidad de que estos agentes exógenos ingresen a los ecosistemas pertenecientes a Áreas Naturales Protegidas (ANPs), en particular a la Sierra de El Mechudo - Sierra la Giganta, las cuales están por ingresar a las ANPs mexicanas, además de encontrarse adyacentes a las zonas de cultivo de BCS”.

 

Los expositores mencionan que en el estado existen 27 familias, 60 géneros y 81 especies de plantas herbáceas nativas que se podrían ver afectadas por la producción de cultivos resistentes a herbicidas como el glifosato.

 

Otro de los argumentos que debería poner contra la pared a la Senasica, es el hecho de que BCS está considerado dentro de los centros de diversidad genética (junto a Baja California, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Sinaloa y Sonora) por la Ley de bioseguridad de OGM, por ser una región que alberga poblaciones de los parientes silvestres del maíz, incluyendo sus diferentes razas o variedades . Por lo que se establece su cuidado, monitoreo y medidas que garanticen la protección de sus especies por ser un valioso reservorio de riqueza genética.

 

Historia y ensayos

 

De acuerdo al documento ”Los organismos genéticamente modificados en México, permisos y autorizaciones otorgados, 2008” elaborado por la Dirección de estudios sobre soberanía alimentaria y nueva ruralidad de la Cámara de diputados, entre 1988 y 2005 en México se autorizaron 341 ensayos de productos genéticamente modificados. En BCS los ensayos fueron para el tomate, durante los años de 1988 y de 1992 a 1999; para calabacita de1995, 1997 al 2002 y 2005; para el melón de 1996 al 2000 y para el jitomate en 1996.

 

El documento no menciona qué empresas realizaron los ensayos y tampoco en qué lugares.

 

El contexto nacional

 

Si bien la superficie a sembrar en BCS es mínima en comparación con la de otros estados durante el 2011, donde de 76 solicitudes ingresadas para el cultivo de maíz GM se aprobaron 61 para un total de 231.09 ha autorizadas, como Tamaulipas (22.209), Sinaloa y Nayarit (99.241), Chihuahua y Sonora (100.92) y la Región Laguna (7.400), los efectos a largo plazo serán los mismos.

 

Cabe destacar que en 2011 se entregaron a nivel nacional 731,930.00 ha para la siembra de algodón, para soya un total de 46,054.35 ha y para trigo 1.40 ha.

 

Para 2011 los proyectos de liberación comercial solicitados a nivel nacional fueron 6 y únicamente para el cultivo de algodón, para el año 2012 se presentaron 6 solicitudes para maíz, 6 para algodón y 2 para soya, es decir, las corporaciones comienzan diversificando los cultivos a sembrar y las fases, pues cada vez son en mayor proporción los proyectos de liberación comercial.

 

¿Qué es un OGM? ¿Cuáles son sus consecuencias?

 

Los OGM o también llamados transgénicos son producidos por corporaciones como Monsanto, Syngenta, DuPont-Pioneer, Dow, Beyer y Basf (algunas de ellas también corporaciones farmaceúticas) y son manipulados biotecnológicamente teniendo como resultado una nueva combinación de material genético a partir de genes procedentes de una especie diferente.

 

Por ejemplo, con la intención de que cultivos de fresas resistieran bajas temperaturas, se introducen genes responsables de la síntesis de proteínas anticongelantes, que provienen de una especie habituada a temperaturas muy bajas, como es el caso de un pescado del Ártico llamado “Platija ártica”.

 

En el caso del maíz, para protegerlo de plagas se le ha incorporado un gen procedente de una bacteria; de esta manera las plantas generan una proteína que es tóxica para estos insectos. También incluyen genes que les confieren resistencia al glifosato lo que les permite resistir fuertes sustancias químicas que matan a otras hierbas.

 

Pérdida de la diversidad y de la soberanía alimentaria

 

Una de las tantas preocupaciones de científicos, grupos organizados y sociedad es el hecho de que una vez liberado al ambiente las semillas “Monsanto” se reproducen y transfieren su material genético a especies criollas o silvestres, alterando a la vez su composición, esto traería como consecuencia, una pérdida de la diversidad biológica.

 

México es el país con más razas de maíz, considerado el centro mundial, pues de 220 que existen en toda Latino América, 64 se encuentran en nuestro territorio. De las 64 razas, 59 se consideran nativas y 5 que se encuentran en otras regiones.

 

Las semillas modificadas tienen un ciclo de vida de algunos años, de manera que no podrán ser resguardadas ni sembradas por futuras generaciones por ser infértiles. De esta manera el agricultor deberá comprar cada cierto tiempo las semillas, que además crecen con los productos de la compañía, lo que se convierte en un negocio de la vida.

 

Incluso existen casos en el país donde una vez contaminadas las semillas, sin saberlo el agricultor, es demandado por biopiratería por las empresas, pues sus plantas poseen sus genes.

 

Al ser el maíz la dieta básica de los mexicanos, se correría el riesgo de la dependencia alimentaria, que se complicará más si se permite la importación de maíz transgénico (en su mayoría de EUA) en grandes cantidades, que por si fuera poco es subsidiado por el gobierno norteamericano, afectará el comercio justo al favorecer condiciones bajo las cuales no pueden competir los pequeños agricultores mexicanos que agudizaría más la crisis del campo mexicano.

 

Toxicidad y salud

 

Los agroquímicos, cada vez más potentes, pueden causar serios problemas a la salud. Pese a que no existen estudios que demuestren los efectos a corto plazo del consumo de alimentos transgénicos, más de un laboratorio ha sido acusado de mentir sobre los efectos del glifosato, investigaciones señalan que a largo plazo pueden provocar el desarrollo de tumores cancerígenos, infertilidad y defectos congénitos.

 

En Francia, la corporación Monsanto tuvo que pagar multas después de haber sido declarada culpable del delito de “publicidad mentirosa”, pues en las etiquetas y piezas publicitarias de su producto Roundup Ready (una segunda generación del Roundup), anunciaba que el herbicida “es totalmente biodegradable” y que su uso deja “el suelo limpio”.

 

Por si fuera poco, es muy preocupante que las multinacionales que dominan el mundo de las semillas, y por lo tanto la alimentación de millones de personas, a la vez tengan industrias farmacéuticas. Bien podrían estar provocando la enfermedad para vender la cura.

 

Defensa de la vida

 

La propagación de los OGM debe plantearnos cuestiones éticas, ¿es un negocio la vida?¿quién tiene el derecho a alterar el curso de la biodiversidad que ha necesitado millones de años de evolución y de siglos de aprendizaje de los seres humanos? ¿se trata de un experimento biológico a gran escala?.

 

Quien controle las semillas y la alimentación mundiales tendrá control sobre las vidas de futuras generaciones, no solamente de mexicanos, sino también del mundo entero. La introducción y/o dispersión de semillas significaría un ecocidio a escala mundial.

 

“Las semillas han pasado de ser un bien común a una materia prima de las empresas privadas de semillas, y comercializadas en el libre mercado”, bien diría Vandana Shiva, defensora por la libertad de las semillas.

 

Por lo pronto debemos exigir a los gobiernos y legisladores que prohíban la liberación al ambiente de semillas transgénicas, así como la regulación de la entrada al país de éstos. En Europa los alimentos elaborados con OGM llevan una etiqueta que advierte al consumidor.

 

También a partir de nuestras elecciones como consumidores podemos comprar alimentos regionales libres de alteraciones genéticas, de tal forma que beneficiamos a los productores nacionales y valoramos su conocimiento tradicional en detrimento de las grandes industrias.

Categorías: Ejecutivos BCS Mayo 2013

Añade un comentario

¡Vaya!

Oops, you forgot something.

¡Vaya!

Las palabras que has introducido no coinciden con el texto. Inténtalo de nuevo.

Already a member? Iniciar sesión

0 comentarios