... Ejecutivos BCS ...

Raymundo Leon V.

Noticias (BCS)

ESTADOS UNIDOS, UN CAMINO SINUOSO HACIA EL OCASO

Posted by Ejecutivos BCS on 16 Ee agosto Ee 2013 a las 11:40

Por Diana Cuevas

 

En los últimos años hemos comenzado a ser testigos de la decadencia de Estados Unidos como el país que ha detentado la hegemonía del poder político y económico mundial desde que resultó triunfante de la segunda guerra mundial. Su control geopolítico se potencializó durante el periodo de la guerra fría y después de la caída de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, durante estas décadas, mediados y final del siglo XX, Estados Unidos pudo imponer sus intereses en diferentes países del mundo.

Sin embargo, a principios de este siglo, comenzamos a ver lo que es el principio del desmoronamiento del gran gigante, y al mismo tiempo, un endurecimiento de sus estrategias políticas para intentar retrasar este proceso, que si bien saben no puede evitarse, por lo menos intentan asegurar una transición gradual.

 

Crisis económica

La crisis económica de 2008 resultado de la especulación inmobiliaria, que se ha expandido a las economías occidentales causando desaceleración y caída en las tasas de empleo, ha sido un duro golpe del que no logran salir. La tasa de desempleo promedio en 2008 era del 5.8%, en 2009 alcanzó el 9.3%, llegando al 10% en el mes de octubre, y en 2010 al 9.6%. Actualmente la tasa ha decrecido, pero se considera por encima de lo normal, al mes de junio de este año el porcentaje fue del 7.6%. El sector de la producción más golpeado ha sido la industria, que ha caído del 3.7% en la década de 1990 a 2000 al .02% en la que va del 2000 al 2011.

La deuda pública norteamericana, una de las más grandes del mundo, señala que los gastos del estado superan a sus ingresos en 7% respecto a su PIB, para ejemplificar podemos señalar que es mayor a la de nuestro país que es del 2.29. Las principales causas del déficit han sido las guerras de Afganistán e Irak, que iniciaron en 2011 y han resultado un fracaso; la caída de las recaudaciones desde el inicio de la crisis económica y el desembolso de cientos de miles de millones de dólares para rescatar a bancos, compañías de seguros y fabricantes de automóviles.

Frente a este panorama el gobierno ha optado por la austeridad y el recorte de personal, lo que llevará a mediano plazo a un menor crecimiento económico. La Oficina de Control del Presupuesto del Congreso ha calculado que la economía norteamericana podría perder 750 mil puestos de trabajo al final de este año.

Los datos macroeconómicos mostrados anteriormente han tenido como consecuencia estragos sociales en sus ciudadanos. Una prueba de lo anterior fue la reciente noticia de que Detroit, uno de los estados más afectados, compuesto principalmente por población afroamericana, se declaró en quiebra, o sea que se quedó sin dinero para cubrir los gastos administrativos y los que se destinan a la prestación de servicios para sus habitantes. El mayor temor es que otras ciudades se contagien y que el panorama termine por complicarse.

Reporteros exponen el deprimente panorama, edificios abandonados, escuelas y otros servicios públicos al borde del ahogo financiero, tasas muy altas de desempleo y de pobreza.

La brecha de ingresos entre quienes concentran la riqueza en Estados Unidos y los que menos tienen, medido por el índice de Gini, es mayor que otros países del primer mundo. En 2010 fue del .408, por encima de países como Japón con .249, Noruega con .258, Alemania con .283 y Reino Unido con .360.

De acuerdo a la encuestas casi tres cuartas partes de los jóvenes estadounidenses de entre 18 y 29 años ya no gozarán del sueño americano como adquirir una vivienda, acceder a servicios médicos a bajos costos, obtener una jubilación, seguir educándose, casarse y tener hijos.

 

Crisis política

A la situación hay que agregar la crisis política internacional e interna que han ocasionado las filtraciones de cables diplomáticos por el joven analista del ejército destacamentado en Medio Oriente, Bradley Manning, a Wikileaks en 2010 y recientemente por Edward Snowden, ex empleado de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), quien reveló el programa secreto de vigilancia PRISM que permite a Estados Unidos acceder –bajo aprobación de un pacto secreto con el congreso norteamericano- a información de usuarios de Microsoft, Yahoo, Google, Facebook, PalTalk, AOL, Skype, YouTube y Apple alrededor del mundo así como de vigilancia telefónica.

Tanto Manning como Snowden han evidenciado que la democracia predicada por su país en realidad es una farsa. Que internacionalmente juega sucio y miente violando los derechos de países en guerra, espía a países rivales, que al interior sus ciudadanos, no solamente no son consultados para tomar decisiones sino que además son observados. Entonces, sin ese velo de democracia, ¿qué autoridad tendría Estados Unidos para seguir imponiendo sus políticas a otros países del mundo?.

Estos personajes han despertado la ira de la maquinaria norteamericana. Aunque apenas el mes pasado fue absuelto del cargo de “ayudar al enemigo”, el más grave del que se puede acusar en Estados Unidos, que le hubiera valido una cadena perpetua, Manning enfrenta 22 cargos, cuyas penas podrían sumar 136 años, ¿acaso el veredicto no podría ridiculizar la cadena perpetua?. Manning se encuentra recluido bajo condiciones de máxima vigilancia y tortura psicológica en el fuerte de Meade, en Maryland.

¿Qué decir del destino que le espera a Snowden?, quien permaneció 39 días en una zona de tránsito de un aeropuerto ruso desde donde solicitó asilo a una veintena de países de los cuales Ecuador, Venezuela y Bolivia abrieron sus puertas, a las que no pudo llegar después de que su país cancelara su pasaporte y violara sus derechos humanos al impedirle el libre tránsito. El presidente de este último país, Evo Morales, enfrentó la escandalosa conducta de los estados europeos que se negaron a permitir que su avión presidencial entrara en su espacio aéreo, poniendo en riesgo su vida, por creer que en él se encontraba el ex agente de la NSA. Finalmente Rusia le otorgó el asilo de un año bajo la condición de no seguir filtrando los secretos de Estados Unidos, situación que ha tensado las relaciones diplomáticas con Estados Unidos que exige su extradición para ser juzgado. Este caso sin precedentes revela el poder de un individuo sobre un estado nación.

Por su parte, Julian Assange, fundador de Wikileaks y asilado en la embajada en Ecuador de donde no puede cruzar sus paredes, ha declarado sobre Manning que realizó un acto de justicia para toda la humanidad y que salvarlo es una obligación moral, mientras que Snowden ha declarado actuar en conciencia para proteger "las libertades básicas de la gente de todo el mundo". Assange los ha considerado héroes, “esos jóvenes pusieron en peligro su libertad y su vida por todos nosotros”.

¿Qué han visto este par de jóvenes que han decidido poner en entredicho a su propio país? Es interesantísimo que la peor crisis de legitimidad de Estados Unidos se realice por sus mismos ciudadanos, quienes comienzan a cuestionar el gobierno que dirige sus rumbos. Manning y Snowden no son terroristas, simplemente no están de acuerdo con las políticas de su país y creen que debe haber un cambio, con ello han evidenciado lo que significa ser un ciudadano disidente en el país “más libre del mundo”.

A Estados Unidos todavía le falta un camino sinuoso por recorrer, en el trayecto le espera una creciente deslegitimación de su poder frente a otras naciones y una mayor toma de conciencia de sus ciudadanos, ¿acaso sería posible una primavera norteamericana?...

Categorías: Ejecutivos BCS Julio 2013

Añade un comentario

¡Vaya!

Oops, you forgot something.

¡Vaya!

Las palabras que has introducido no coinciden con el texto. Inténtalo de nuevo.

Already a member? Iniciar sesión

0 comentarios