... Ejecutivos BCS ...

Raymundo Leon V.

Noticias (BCS)

TENGO UN SUE�O

Posted by Ejecutivos BCS on 4 Ee octubre Ee 2013 a las 13:05

A propósito de las propuestas de los maestros

 

Por Ricardo Mancilla (El aprendiz de escritor)

 

Afirma Álvaro Cueva que a él, como a usted, nos interesa que nuestros hijos reciban la mejor educación, nos molestan los bloqueos y nos aterran las historias como la del bar Heaven, miles de personas han padecido, me incluyo, los estragos de todo lo que ha salido en las noticias de la capital del país en estos días.

Ya no sabemos si reír, si llorar o si agarrarse a golpes con la gente en las calles. Es imposible mantener la calma cuando se va del inicio del ciclo escolar a los temblores y de las marchas a las deudas. Es imposible.

Jamás acabaría de contabilizar todo lo que se ha visto, todo lo que se ha vivido. Y eso que no nos hemos enterado del asesinato de algún familiar por los medios de comunicación. Y eso que ya no usamos el aeropuerto el viernes pasado.

Pero, ¿qué le parece si enfriamos la cabeza y vemos más allá de nuestra rabia y de las cosas que se han estado diciendo en la mayoría de los medios tradicionales?

Creo que nos estamos equivocando, como con la mayoría de los temas de la agenda nacional.

Lo que están peleando los maestros de diferentes estados en la Ciudad de México no es una reforma educativa, es una reforma laboral, su reforma laboral. Sin dejar de reconocer que es una reforma que tiende a acabar y abolir los abusos, exceso y canonjías laborales que ellos mimos con su actitud acabaron forzando a su modificación, prácticamente fueron los arquitectos de su propio destino que aunque tarde es bienvenida por los padres de familia cansados de ver la poca eficiencia y eficacia de la educación de sus hijos.

Que me perdonen mis amigos diputados y senadores, pero lo que ellos están modificando no tiene nada que ver con lo que están diciendo y si hablaran con la verdad y le informaran a la ciudadanía que la reforma pretende crear un verdadero sentido de responsabilidad en donde prive la equidad, a igual trabajo igual apremio económico y estadía segura y eso se llama justicia.

Una reforma educativa sería unir a las secundarias con las primarias en la creación de un nuevo esquema escolar básico de nueve años u obligar a los niños a pasar todo el día estudiando en sus planteles, obligar a los maestros a una asistencia regular, puntualidad, actualizarse, comunicarse, entregarse al servicio con responsabilidad y efectividad además de obligar al sistema a disponer de los recursos necesarios para avituallar de los materiales y equipos de primer mundo para una educación de calidad.

Lo que se ha estado cambiando va por otro lado; tiene que ver con los maestros, pero no con ayudarlos, sino con juzgarlos, con culparlos, con castigarlos, con cambiarles sus prestaciones, sus derechos, sus obligaciones y todo eso se debe a que mataron la gallina de los huevos de oro, se sintieron dueños de todo, dueños de los alumnos, dueños de los padres, dueños de las escuelas, dueños de los sindicatos, dueños del dinero, dueños de los métodos de enseñanza y dueños de las escuelas, se sintieron los amos y señores por toda la eternidad y ahora están viviendo el acabose extremo a mano de los legisladores.

Por supuesto que están furiosos. ¿Usted estaría muy contento si hoy le dijeran, por ejemplo, que le van a quitar su privilegios desmedidos, que le van a condicionar su sueldo a una evaluación que lo obligue a demostrar su capacidad para el puesto, y que ya no podrá ganar un sueldo por amistad , influyentísimo o amiguismo y que todo el tiempo que tiene militando en un sindicato abusivo no le va a servir de nada.

¿Usted estaría de acuerdo si cuando comenzó a trabajar le juraron que siempre iban a hacer lo que se le diera su gana con conocimientos o sin ellos, que siempre iba a cobrar un sueldo desmedido trabajara o faltara y aunque los resultados fueran negativos y desastrosos para la sociedad y el crecimiento de México, que lo iban a jubilar con una jugosa pensión como a ningún trabajador común?

Esos miles de maestros que usted ve bloqueando las calles del Distrito Federal se manifiestan con coraje porque les quitaran los regalos y las prebendas que millones de trabajadores de otras industrias no hemos tenido en los últimos años.

Ellos están peleando lo que les prometieron por encima del verdadero derecho cuando firmaron, cuando comenzaron a trabajar, cuando compraron o cuando aún sin preparación alguna abusando del sistema corrupto heredaron su plaza. Punto.

Sí, suena horrible que se compren, se vendan plazas a los amigos de los políticos o a quienes le hicieron el favor de promover a su candidato o que se hereden plazas de maestro a familiares ignorantes, sin preparación y sin estudios, pero que están ahí laborando en los puestos más simples, como intendentes perciben el sueldo alto de la plaza que heredaron y esa plaza hará falta para educar a los niños y el sindicato exigirá al gobierno que se cubran de nuevo sin reconocer que esa plaza inicial la ocupaba un maestro formado en las escuelas, y al jubilarse o morir deja en su lugar a un familiar sin la más mínima preparación pero sí con la sed de hacer dinero sin dar a cambio nada de valor.

Pero la culpa no es de los maestros, es de la gente que está arriba de ellos y también de los que estamos abajo, de la ciudadanía que por décadas dejó crecer y ensoberbecer a un sindicato miserable, manejado por delincuentes que dispuso por nosotros las formas y los métodos de contratación basados en los intereses partidistas, que llevó a la debacle educativa y ahora estamos pagando las consecuencias y nos asusta ver como los obstinados defienden sus privilegios y ningún mexicano defiende el derecho a la buena educación de los hijos, ¿no cree usted que los ciudadanos padres de familia superaríamos por miles a un puñado de maestros protestando?.

Y hay que ver de qué manera protestan, ocupando las calles, destruyendo, insultando, agrediendo a la autoridad, faltando a las buenas maneras y no digo que no tengan el derecho a manifestarse pero está muy claro en las normas escritas que ese derecho lo deben de ejercer con orden, respeto y disciplina.

¿Por qué, en lugar de atacar, culpar y castigar a los maestros, no atacamos, culpamos y castigamos a los responsables de esta situación?

¿Por qué en lugar de vincular la pésima educación que tenemos en México con los maestros, no la vinculamos con los funcionarios que metieron y permitieron tanto a maestros como a sindicatos caer en el abuso y los excesos laborales, que se olvidaron que todo ese magisterio son nuestros trabajadores y respetaron el principio de que el que paga manda y mire que usted y yo somos quienes pagamos todas las sinvergüenzas de todos los maestros que ganan como si trabajaran y dieron resultados ¿Por qué?!

¿Quiénes son? ¿De qué partido? ¿Dónde están? ¿Cómo viven? ¿Quién les dedica una nota? ¿Quién les hace un reportaje? ¿Quién obliga a la ciudadanía a mentarles la madre en medio de un congestionamiento vial? ¿Quién?

La próxima vez que le digan, entre otras cosas, que la educación en México es mala y que es así por culpa de los maestros, pregunte en otros países qué si tienen gobernantes que hacen valer la ley y que no tiene sindicatos charros que consumen como pulpo las presupuestos y se reparten el botín todos los días.

Esto, como lo del bar Heaven y como la ausencia de una autoridad que se haga cargo hasta de resolver los conflictos más básicos de un lugar como la Ciudad de México, es un asunto de poder, de ver quién perjudica a quién mientras la ciudadanía permanece indefensa, abandonada y confundida hasta en el manejo de términos como el de la reforma educativa.

Desespera ver que en arras de los votos nadie sea capaz de enfrentar con el uso de la fuerza los actos vandálicos de los maestros en la ciudad de México. Mancera tiene pretensiones de ser candidato presidencial y Peña Nieto quiere moldear las cosas para que el PRI se perpetúe en el poder de nuevo y así será, como es posible que ante los desmanes y la destrucción de patrimonio particular de terceros y patrimonio público federal sea destruido, incendiado y atacado por rufianes con el cuento de la protesta laboral y ninguna autoridad pueda contenerlos. La Constitución y los reglamentos de las corporaciones autorizan y tienen diseñados métodos del uso de la fuerza incluso letal para contener ese tipo de actitudes, pero no lo hacen por cobardía, intereses políticos personales, partidistas, mezquinos y ruines o por ignorancia de las leyes.

Por otro lado un gobernador que muy ufano afirma que va a retener el bono a los maestros manifestantes faltantes a su responsabilidad y que se los entregará el día que regresen, ¡uy! que miedo, sólo va a retrasar el pago no merecido a los maestros, eso a nadie le preocupa, son actitudes sopladoras y faltas de valor, ese gobernador debería de cancelar los pagos, poner en la calle al trabajador que falta tres días consecutivos como cualquier empleado del resto del país, pero no se atreve por intereses política partidistas.

Al señor Mancera, al Gabino Cue y al propio Peña Nieto quiero decirles que si bien todos los mexicanos sabemos que los huevos están muy caros, bien vale la pena comprar un par de carteras y de una vez por todas imponer orden en este país y someter a los delincuentes que so pretexto de protestar contra una reforma que ellos juzgan injusta, pero que todos sabemos que solamente acabará con los exceso, abusos y privilegios que acumularon por décadas de mal gobierno.

Cómo no van a cometer esos desmanes los maestros si saben que hay una autoridad que modifica a placer las leyes para no castigar a quienes destruyen bienes y delinquen en esa ciudad, cómo no van a manifestarse con una conducta animal si saben que ningún ciudadano los enfrenta, como no van a golpear a la autoridad que sólo tiene un escudo en la mano y las ordenes de dejase golpear.

Más de una vez a los mexicanos les ha costado sangre los cambios a nuestro país, hay muchos, muchísimos ciudadanos que a una sola voz y bajo el mismo argumento y cansancio de tanta impunidad, que opinan y sugieren que bien valdría la pena pagar de nuevo una cuota de sangre y poner por única vez en paz a los delincuentes que desquician la ciudad y crean terror entre sus habitantes son menoscabo del daño comercial y turístico que provocan.

Ojalá esa cuota de sangre no sea cobrada por manos de ciudadanos cansados y que la autoridad sea quien ejerza ese uso de la fuerza que tanto necesitamos, sería lamentable y se caería en la anarquía si los ciudadanos tomaran la ley en su manos para poner remedio ante la pasividad de la autoridad.

Y por último preguntaré ¿qué pasaría si yo aisladamente salgo a las calles de la ciudad de La Paz o me paro frente al recinto legislativo so pretexto de mi derecho a protestar porque me subieron el predial 8 veces en los últimos años a cambio de malos servicios y se ha vuelto impagable y en esa manifestación solitaria me dedico a impedir el trabajo de los diputados y comienzo a agredir a los policías, a quemar objetos, a destruir vehículos de particulares y a destruir patrimonio público?, ordenaría el gobierno sólo contenerme y soportar toda la destrucción y los ataques a las miembros de las corporaciones policiacas como ejemplo la ciudad de México o me sometería con el uso de la fuerza, sería el mismo trato que le dan a los delincuentes y serian permisibles a todos los excesos que cometen.

Lo más seguro es que me dejarían para entrega inmediata al hospital más cercano con mi cuerpo molido como si me hubiesen atropellado y con mis carnes como trepadera de mapache de los golpes que me darían para someterme y obligarme a no destruir ni agredir a la autoridad, todo al amparo de lo que dicta la Constitución y las reglas de operación de los cuerpos policiacos y por supuesto con la autorización y anuencia de todos los niveles de autoridad. Yo no tendría el más mínimo derecho de reclamo por las huellas en mi cuerpo y las protuberancias en mi cabeza derivado de mis actos y una vez que estuviera en posibilidad de caminar por mi propio pie del hospital me pasarían al CERESO para responder por el pago de los daños causados y enfrentar las penas que dicta la ley por agresión a la autoridad. Qué bonito sería que así se actuara en el DF para ejemplo de propios y extraños y que los manifestantes aprendan la lección y transmitan su experiencia a sus alumnos al regresar a devengar su salario.

Soñé que además de la reforma al sistema educativo, a la par, los señores legisladores analizaban una iniciativa para llevar a cabo una enmienda a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos que decía más o menos así.


PROPUESTA DE LEY DE REFORMA DEL CONGRESO.

1. El diputado será asalariado solamente durante su mandato, y no tendrá jubilación proveniente solamente por el mandato.

2. El diputado contribuirá a la Seguridad Social, como todos los demás ciudadanos. El fondo de jubilación del Congreso pasará al régimen vigente de la Seguridad Social inmediatamente. El diputado participará de los beneficios dentro del régimen de la Seguridad Social exactamente como todos los demás ciudadanos. El fondo de jubilación no puede ser usado para ninguna otra finalidad.

3. El diputado debe pagar su plan de jubilación, como todos los mexicanos.

4. El diputado NO podrá votar su propio aumento de salario.

5. El diputado dejará su seguro actual de salud y participará del mismo sistema de salud que los demás ciudadanos mexicanos.

6. El diputado debe igualmente cumplir las mismas leyes que el resto de los mexicanos, por lo que cesará el fuero.

7. Servir en el congreso es un honor, no una carrera. Los diputados deben cumplir sus mandatos (por no más de 2 legislaturas) y después irse a su casa y buscar otro empleo.

8. ELIMINAR A TODOS LOS DIPUTADOS PLURINOMINALES, 200 (Doscientos), compromiso que hizo Peña Nieto en su campaña y también a los 32 (treinta y dos) SENADORES PLURINOMINALES.

Y es así como pueden arreglar el Congreso los señores diputados y tener calidad moral para proponer y aprobar cualquier otra reforma.

Parecería un sueño verdad que cualquiera pensaría que es resultado de fumar yerba verde.

Categorías: Ejecutivos BCS Ago-Sep 2013

Añade un comentario

¡Vaya!

Oops, you forgot something.

¡Vaya!

Las palabras que has introducido no coinciden con el texto. Inténtalo de nuevo.

Already a member? Iniciar sesión

0 comentarios